Vox recurre a contactos en los EE. UU. para tratar de sacar de Afganistán a un grupo de etnia hazara y religión cristiana esperando ser evacuados en las cercanías del aeropuerto de Kabul. En un primer momento, el partido que lidera Santiago Abascal solicitó al Gobierno de España su colaboración para que un grupo formado por 131 personas, unas 21 familias, pudieron acceder al aeródromo y salir del país en aviones que aún tenían capacidad: españoles o estadounidenses.

Sin embargo, tras el atentado perpetrado este jueves (reivindicado por el Estado Islámico-Khorasan) y la retirada de las tropas españolas este viernes, Vox ha asegurado que sigue trabajando para evacuar al mayor número posible de cristianos. También ha denunciado el “silencio” y la “inacción” del Ministerio de Relaciones Exteriores en relación con este asunto.

“Seguimos trabajando con nuestros contactos internacionales para sacar a los cristianos afganos y para todos los que se han quedado atrás. Gracias a diplomáticos, militares y policías. Y a todo el equipo de Relaciones Exteriores y Defensa del Grupo Parlamentario Vox. Seguiremos hablando de algunos políticos ”, ha advertido el diputado de Vox Víctor Sánchez del Real a través de su cuenta personal de Twitter.

El dispositivo El equipo español de evacuación ha conseguido que 2.206 afganos que huían de los talibanes hayan sido evacuados. La mayoría de ellos colaboradores de España en los últimos años, además de sus familias. Otros con el mismo perfil se han quedado atrás.

Según explica el departamento liderado por José Manuel Albares a Vozpópuli, entraría también el caso de los cristianos enviados por Vox dentro de “grupos prioritarios” Siendo un grupo “con una situación particular de riesgo”, pero no podía garantizar que pudieran ingresar a las listas para acceder al aeropuerto dado el volumen de solicitudes que, según la Cancillería, estaban manejando en ese momento.

Las mismas fuentes ministeriales aclararon que, por regla general, los casos prioritarios, como lo explicó el propio ministro, siguieron los siguientes criterios, en este orden: Españoles, personas que han colaborado con España (con las Fuerzas Armadas, con la Embajada, en proyectos y operaciones, etc.) y otros colectivos con situaciones particulares de riesgo (activistas, defensores de derechos humanos, periodistas perseguidos, mujeres, etc.) ).

“Están acompañadas de familiares directos: ascendientes, descendientes y, en su caso, otros dependientes, como hermanas solteras”, agregaron.

Vox cuestiona el orden de prioridades

Es en este último grupo donde podrían haber entrado algunas personas de la etnia Hazara y religión cristiana. que Vox quiere salir de Afganistán. Pero la formación liderada por los de Abascal asegura que no ha tenido noticias del ministerio al respecto. Y que ha recurrido a contactos de otros países, con EE.UU. a la cabeza, para acercar al mayor número posible de ellos ante la escalada de violencia en Kabul.

Desde el grupo parlamentario aclaran que la lista fue enviada a diferentes diplomáticos, pero también a diputados españoles y estadounidenses y organismos internacionales por una organización.

“Ese prometedor avance esta mañana, a esta hora, y tras el atentado en Kabul, no tenemos ni noticias del grupo de cristianos ni de nuevas gestiones por parte de Asuntos Exteriores y Defensa. Hasta donde sabemos, es decisión de Albares y podrían haber perdido su última oportunidadSánchez del Real escribió el pasado jueves tras el atentado terrorista.

El diputado de Vox criticó que el Gobierno haya señalado como prioridad, tras traer nacionales y colaboradores afganos, evacuar “activistas, defensores de derechos humanos, periodistas perseguidas mujeres, etc.“.

“Llamo su atención sobre eso orden de prioridades del gobierno actual. Por ejemplo, los grupos perseguidos (por etnia, religión como cristianos, budistas, ideas …) están por debajo de los “activistas” y “defensores”, periodistas … “, critica.

“Lo viejo de las mujeres y los niños primero, parece que se queda en ‘activistas y periodistas primero’. Quizás lo lógico sería un criterio no de ‘profesionales’ y luego otros, sino de analizar el riesgo y medios de cada caso. Dar prioridad a las familias. La única realidad es que en Afganistán ha llegado la oscuridad. De nuevo. Y se ha comido a buena gente ”, prosiguió el parlamentario.

Horas después Sánchez del Real anunció que, tras la retirada de España, se seguía trabajando para sacar a este grupo de Kabul. “Hay gente de varios países ayudando. Seguir rezando, o tener buenos deseos, porque funciona y nos da fuerzas para seguir ”, dijo.

El último avión español aterrizó en Madrid pasadas las 19.30 horas del viernes después de salvar a 2.206 personas del régimen talibán. La llegada a Torrejón del embajador de España en Afganistán, Gabriel Ferrán, junto a cuatro diplomáticos, 85 colaboradores afganos y sus familias, 20 policías y 82 militares, pone fin a una complicada y peligrosa operación que comenzó el pasado jueves en el aeropuerto de Kabul.