El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha marcado este jueves el nuevo objetivo en el proceso de vacunación contra el coronavirus tras haber conseguido esta semana llegar al 70% de la población vacunada en España: “Ahora vamos por el 90%”.

Sánchez ha instado a seguir con el “éxito colectivo” que cree que representa la estrategia de vacunación en un acto que ha presidido en Guadalajara, ciudad en la que el 27 de diciembre se inició la administración de dosis frente al covid-19.

En este evento estuvieron presentes la primera persona en recibir la vacuna, Araceli Hidalgo, de 97 años, y la enfermera que la administró, Carmen Carboné. en el que Sánchez también estuvo acompañado por la consejera de Sanidad, Carolina Darias, y por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.

El titular del Ejecutivo ha destacado, como también lo hizo el miércoles en un acto con motivo del curso político, la importancia de que el meta que el 70% de la población ya haya recibido la guía completa.

“Objetivo cumplido”

“Objetivo cumplido”, ha subrayado antes de mostrarse “orgulloso” de lo conseguido por España, ya queSe ha recordado que es el primer país de los grandes de Europa en vacunarse al 70% de una forma que ha admitido que no ha sido nada fácil..

Pero ha asegurado que “cuando la sociedad española se une no hay quien nos detenga.

“Unidos hemos respondido a esta pandemia y unidos vamos a vencerla (…) Enhorabuena España, porque hemos logrado ese 70% y ahora vamos por el 90%”, reiteró.

Sánchez agradeció a los profesionales de la salud, científicos y de todas las instituciones para hacer posible el avance de la vacunación y la responsabilidad mostrada por la ciudadanía y, especialmente, los jóvenes, que ahora están siendo vacunados masivamente.

También ha destacado la lección que ha dejado la pandemia sobre la importancia de los servicios públicos y la equidad y justicia social que se ha aplicado en todo momento a la vacunación porque las dosis han sido administradas por grupos de edad y por la vulnerabilidad de las personas y no “por el tamaño de su bolsillo”.

Tras reiterar que la vacunación y la recuperación económica van de la mano, explicó que los porcentajes de vacunación, más allá de ser meras estadísticas, representan vidas salvadas.

El presidente del Gobierno ha hecho un llamado a perder el miedo al virus, pero no el respeto, y ha instado a “los más rezagados” a vacunarse.