El cantautor Bob Dylan ha sido acusado de abusar sexualmente de una niña de 12 años después de darle drogas y alcohol en su apartamento de Nueva York en 1965, según una nueva denuncia presentada en la Gran Manzana, informaron este lunes medios locales.

La demanda señala que el legendario músico usó su estatus para ganar la confianza de la presunta víctima “como parte de un plan para agredirla y abusar sexualmente de ella”, toma nota de la documentación presentada en la Corte Suprema de Manhattan, que identifica al denunciante únicamente como JC

“Bob Dylan, en un período de seis semanas entre abril y mayo de 1965, se hizo amigo y estableció una conexión emocional con el denunciante”agrega el documento legal, presentado el pasado viernes por la presunta víctima, una mujer de 68 años de la localidad de Greenwich (Connecticut).

“Ayuda con las drogas”

Además, acusa a Dylan, de nombre real Robert Allen Zimmerman, de establecer esta conexión para que la presunta víctima fuera menos cohibida por “abusar sexualmente de ella” con el ayuda de “drogas, alcohol y amenazas de violencia física”, lo que le provocó un daño emocional y psicológico que perdura “hasta el día de hoy”.

El presunto abuso realizado por el responsable de “Blowin ‘in the Wind” Sucedió en numerosas ocasiones, alega, algunas de ellas en el apartamento de Dylan en el famoso Hotel Chelsea. La denunciante alega que las actuaciones de la cantautora de 81 años la han llevado a sufrir una depresión permanente y ansiedad que le han impedido realizar sus actividades habituales.

En concreto, lo acusa de agresión, agresión, detención ilegal y daño emocional, algo que el representante de Dylan ha negado al sitio web Page Six. “Estas acusaciones de 56 años no son ciertas y serán defendidas enérgicamente”, dijo el abogado del artista, Daniel Isaacs. “La denuncia habla por sí sola”, agregó.

La demanda fue presentada este viernes, un día antes del final del período que se había abierto en Nueva York para presentar cargos de abuso sexual infantil que habían sido prescritos por una ley aprobada en el estado en febrero de 2019.



Source link