La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, aseguró este jueves que el Gobierno “está haciendo y está buscando cómo seguir haciendo” para bajar la factura de la luz. Sin embargo, el vicepresidente tercero agregó que la culpa de los altos precios en el mercado eléctrico mayorista, que ha establecido cuatro máximos históricos consecutivos esta semana, son las elevadas cantidades de derechos de emisión de gas y dióxido de carbono, dos factores en los que España no puede influir. “Podemos intentar convencer a Putin de que bombee más gas en el mercado europeo y podemos intentar convencer a la Comisión Europea de que introduzca una medida intervencionista en los mercados de CO₂, pero eso no es realista”, aseguró en una entrevista a la Cadena A. ser.

Para luchar contra este mercado en máximos históricos, Ribera ha abierto la puerta a la reforma de la tarifa eléctrica regulada (PVPC) para reducir su dependencia del mercado mayorista. La ministra también ha respondido a las llamadas a movilizaciones en la calle realizadas por su socio de gobierno, Unidos Podemos. “Movilizarse contra el alza de la electricidad es como movilizarse contra el alza del petróleo, esto no se resuelve con una movilización en la calle”, dijo el ministro, quien agregó que “el desafío es encontrar soluciones”. Este miércoles, el portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, aseguró que su partido actuará en el Gobierno, en el Parlamento y en la calle para frenar el alza de la electricidad.

El tercer vicepresidente ha dicho que los precios del mercado mayorista no tienen un gran impacto en los consumidores nacionales. Y ha lamentado la negativa de la Comisión Europea a reformar el sistema de precios en los mercados mayoristas europeos, según el cual todas las tecnologías se pagan al mismo precio que la última en entrar para cubrir la demanda y que, en general, se corresponde con las más caras. El vicepresidente cree que este sistema no se corresponde con los tiempos actuales y no es razonable porque evita que los consumidores se beneficien del menor costo de las energías renovables y de seguir pagando la energía al precio del gas más caro.

Más información

Sobre los factores que impulsan los precios al por mayor, el ministro ha asegurado que son completamente ajenos a lo que puede hacer el Gobierno. En parte se deben al mercado internacional del gas, que ha disparado sus precios, encareciendo la electricidad generada por las centrales de ciclo combinado, y en parte a un modelo de subasta similar en toda Europa. “Las instituciones europeas no quieren cambiar este modelo porque lo consideran eficiente”, dijo.

Lo que en estos días está a precios máximos es el precio mayorista de la electricidad, que se paga a las empresas generadoras de electricidad. Esta cantidad tiene un impacto en hasta un tercio de la factura de los cubiertos por la tarifa regulada (el precio voluntario para el pequeño consumidor o PVPC), que es la parte que depende del consumo y está indexada a los precios mayoristas. Se trata de unos 10 millones de clientes, mientras que por otros 17 millones en el mercado libre, lo que pagan depende del precio que hayan acordado con el operador. Sin embargo, según las asociaciones de consumidores, las ofertas que reciben de las empresas también se verán influidas por el mercado mayorista a largo plazo. La mayor parte de la factura de la luz, sin embargo, responde a otros costos e impuestos que se pagan.

Influyendo en esta parte, la vicepresidenta tercera ha defendido las medidas que ya ha adoptado el Gobierno para rebajar la factura, como la reducción temporal del IVA del 21% al 10% y la supresión, también temporal, del 7% del impuesto a la generación. De electricidad. Ribera ha indicado que el Gobierno está viendo si hay otros conceptos que inciden en lo que pagan los consumidores y que pueden modificarse.

Ribera también se ha referido a la polémica generada por el anuncio de la ampliación del aeropuerto de El Prat en Barcelona, ​​un tema que también ha provocado fricciones entre los dos socios gubernamentales. “Mi responsabilidad en este campo es asegurar que el proyecto cumpla con todas las garantías ambientales”, dijo el ministro. “Es significativo que nadie hasta ahora haya dicho nada para dudar de que este no va a ser el caso”, dijo, y agregó que “si [el proyecto] no cumple con todas las garantías ambientales, no tendrá éxito ”.





Source link