La oferta de compra del fondo de capital riesgo KKR por parte de Telecom Italia, el operador dominante en el mercado transalpino, está sacudiendo el consejo del sector y ha desatado la tendencia alcista en la Bolsa de Valores entre las grandes telecomunicaciones del Viejo Continente. La operación valora la firma en 11.000 millones de euros, a 0,505 euros por acción, con una prima del 45% sobre el precio de mercado que está tirando de otras cotizadas. En el caso de la propia Telecom Italia, las acciones han subido más de un 30% hoy, para cerrar en 0,45 euros, todavía por debajo del precio de adquisición.

Telefónica ha subido un 6,4% hasta los 4,22 euros, acercándose a su precio máximo del último año. El grupo español es desde hace mucho tiempo la firma europea que más se ha beneficiado de la operación italiana. Por su parte, Vodafone ha subido un 3,13%, un 2% de Orange, un 2,6% de BT, un 3,7% de la holandesa KPN, un 2,6% de Deutsche Telekom, un 1,8% de Telia y un 1,6% de Telenor.

La transacción ha comenzado a dar sus primeros pasos. El Gobierno italiano ha anunciado que constituirá un grupo de trabajo para evaluar cuidadosamente la propuesta: “El Gobierno toma nota del interés de los inversores por TIM institucional calificado. El interés de estos inversores por llevar a cabo las inversiones en las principales empresas italianas son una noticia positiva Para el país. Si esto se materializa, el mercado evaluará primero la solidez del proyecto “, dijo anoche el Ministerio de Economía italiano es una declaración.

Por otro lado, la agencia Bloomberg informa que Vivendi, el primer accionista de Telecom Italia con el 24% del capital, no ve la transacción con buenos ojos y que incluso se opondría a ella, según fuentes financieras. La agencia, que cita fuentes familiarizadas con el proceso, señala que el grupo francés cree que la oferta infravalora a la empresa de telecomunicaciones.

La compañía francesa analizará los motivos que han motivado la operación, entre ellos si KKR fue contratado por el consejero delegado, Luigi Gubitosi, con quien Vivendi tiene grandes diferencias. En este contexto, las acciones de Telecom Italia han sufrido una fuerte caída en los últimos cinco años, perdiendo aproximadamente la mitad de su valor. De hecho, Vivendi, que se incorporó al operador hace más de cinco años, sustituyendo a Telefónica como primer accionista del capital, adquirió su paquete accionario a un precio medio de 1,03 euros por acción. El analista de Bloomberg Intelligence Erhan Gurses incluso habló de “un obstáculo insuperable”.

También en el capital de Telecom Italia se encuentra la entidad pública Cassa Depositi e Prestiti SpA, actualmente el segundo accionista. KKR, por su parte, ya es accionista del 37,5% de FiberCop, el empresa en la que TIM transfirió su red secundaria (denominada última milla). En los últimos años ha participado en las adquisiciones de la empresa La empresa española de telecomunicaciones MasMovil y la empresa británica Fibra óptica hiperóptica.

La operación se conoció el domingo. TIM convocó una junta directiva extraordinaria tras la cual informó que la oferta de KKR es “amistosa” y “no vinculante” y “tiene como objetivo obtener la aprobación de los directores de la empresa y el apoyo de los líderes “.

También se señaló que la oferta está condicionada a la realización de dos comprobaciones de confirmación con una duración estimada de cuatro semanas, así como la aprobación de los temas institucionales relevantes, es decir, a la autorización del Gobierno que tiene la posibilidad de bloquear la operación con la denominada “acción de oro”, ya que se considera una asociación estratégica.

Por ello, el Ministerio de Economía italiano explicó en su comunicado que “TIM es el operador telefónico más grande del país. También es la empresa que posee la parte más significativa de la infraestructura de telecomunicaciones “así” seguirá de cerca la evolución de la demostración de interés y también evaluará con respecto al ejercicio de su prerrogativas, proyectos que afectan a la infraestructura ”.

“El objetivo del Gobierno es asegurar que estos proyectos sean compatibles con la rápida finalización de la conexión de banda ancha, como se muestra establecido en el Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia, con el las inversiones necesarias en el desarrollo y la protección de la infraestructura y crecimiento del empleo “, agregaron.

Ante esto, el Gobierno constituirá “un grupo de trabajo integrado por representantes gubernamentales con competencias institucionales principalmente involucrados, así como por las administraciones y por expertos “.

TIM también atraviesa un momento delicado como primer accionista, los franceses de Vivendi, con un 23,5%, se habían activado para solicitar cambios en el liderazgo tras la presentación de los últimos resultados y había convocado una reunión de la junta directiva para el 26 de noviembre.

.