Tamara Falcó y su madre Isabel Preysler participaron en el programa ‘Lazos de sangre’ de TVE este miércoles, que estaba dedicado a recordar la vida y figura del desaparecido marqués de Griñón, Carlos Falcó, que falleció a los 83 años a causa del covid el pasado 20 de marzo de 2020 a los 83 años.

El aristócrata falleció solo en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid, sin que nadie de su familia pudiera cogerle de la mano en sus últimas horas y sin que pudieran despedirse de él a causa de las restricciones sanitarias impuestas por la pandemia del coronavirus, como le ocurrió a muchas personas.

La nueva marquesa de Griñón, que acaba de celebrar su 40 cumpleaños con una fiesta por todo lo alto, ha recordado de forma muy emotiva cómo fueron los últimos días de vida de su padre y el sufrimiento y el dolor que sintió cuando su hermana Xandra le comunicó por teléfono la muerte de su padre.

Tamara ha dado su mejor entrevista hasta la fecha, mostrando su lado más sentimental, y le ha dedicado a su padre el mejor homenaje que le podría haber hecho nunca públicamente. En él también ha participado su madre, algo inusual ya que Preysler no suele aparecer en programas de este tipo y menos para hablar de un exmarido.

A lo largo de la entrevista, la joven también mostró el amor y adoración que siente por su progenitor y sacó su sentido del humor para relatar algunas de las anécdotas más divertidas que ha vivido junto a él que describen cómo era realmente Carlos Falcó.

Además, también habló de la separación de sus padres y de la infidelidad de su madre Isabel Preysler. Un tema sobre el Isabel también se pronunció en el programa para sorpresa de todos.

En el plató, también estuvieron presentes amigos de Carlos y periodistas que le conocieron muy bien, así como su viuda, Esther Doña, que desde el verano mantiene una relación con el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz.

Tras la muerte del padre de Tamara, esta aprovechó para publicar un libro sobre él, titulado ‘La vida de un gran hombre a través de mis ojos’, en el que habla de cómo fue su relación con él y desvela detalles tan íntimos como los mensajes que se intercambiaron hasta los regalos que recibía, como un chal de Hermès cada temporada.

Tamara Falcó: “Mi padre decía que estaba fenomenal. Cuando le llevan al hospital, él mismo se asusta”

Tamara relató, visiblemente emocionada en el programa, cómo fueron los últimos días de su padre antes de morir. “Mi padre nunca se quejaba pero sobre todo, los últimos días antes de fallecer, se estaba midiendo la fiebre. Él pensaba que no tenía porque decía: ‘no, no, me encuentro fenomenal'”.

“Qué mal se tenía que encontrar para ir a un hospital. Mi padre va al hospital un jueves, le cogen muestras y le mandan a casa. Estaban teniendo problemas con las camas en todos los hospitales porque de repente se empezó a llenar todo y mi padre claro, ya tenía todos los síntomas. Iba perdiendo más y más la respiración, le costaba terminar una frase. Mi padre era incansable y de repente, no nos coge el móvil. Sabíamos que estaba durmiendo. El sábado le llaman y le dicen que tiene neumonía“.

Tamara continuó diciendo: “Mi hermana le convence para que se ponga un termómetro y efectivamente, tenía fiebre. Entonces mi hermano Manolo le gestionó una ambulancia para que llegase allí y le llevara al hospital y entonces ahí, él mismo se asusta. Imagínate ahí ya tenía una neumonía e iba a más”.

El último mensaje que envía Carlos Falcó desde el hospital

A pesar de lo duro que debe ser para Tamara hablar de la muerte de su padre, siempre saca ese sentido del humor y ese positivismo que le caracteriza, que heredó de su padre. “Él desde el hospital manda un mensaje muy en su línea, positivo. ‘No hay nada como la salud pública. Me han dado unos sándwiches estupendos, tengo unas vistas a un parque”, recordó riéndose.

“Un mensaje para que no nos preocupemos lo más mínimo. Si lo hablas, pensarías que está en el Ritz, en el mejor sitio”, añadió, dando a entender cómo era su padre a pesar de lo enfermo que estaba y de estar debatiéndose entre la vida y la muerte.

Tamara no pudo ir a ver a su padre al hospital por la pandemia: “Es angustioso”

Cada día que pasaba, su padre iba encontrándose más débil de salud, algo que apreciaron a través de las llamadas de teléfono ya que la etapa de la pandemia del coronavirus en la que él enfermó, no se podía ir a visitar a los enfermos al hospital. “Cada vez que hablábamos con él, mi padre iba perdiendo más y más la respiración, le costaba terminar una frase. La verdad es que todo fue muy rápido“.   

La hija menor de Carlos Falcó descubrió algunos detalles entorno al ingreso y muerte de su padre días después. “Él entró un domingo por la noche y el miércoles le estaban llevando a la UCI, pero es que no había solución. Lo que no sabía es que mi padre ya le habían entubado y sedado y que ya no iba a tener… ya no iba a responder”.

La marquesa de Griñón cuenta lo horrible que fue no poder estar junto a su padre en el hospital. “Sobre todo en esa situación que no puedes ir a verle, es bastante angustioso“, confesó.

Después, contó cómo le comunicaron la muerte de su padre. “El viernes me llama mi hermana Sandra para decirme que ha fallecido”, dijo no pudiendo evitar emocionarse al recordar ese duro momento.

Tamara Falcó habla de su padre Carlos y de cómo fueron sus últimos días
Tamara Falcó habla de su padre Carlos y de cómo fueron sus últimos días

Desvela cómo se enteró de la muerte de Carlos Falcó

Afortunadamente, en el momento en el que le dan la triste noticia, su hermana menor, Ana Boyer, estaba a su lado. Las dos empatizaron al segundo porque la mujer de Fernando Verdasco también ha perdido a su padre, Miguel Boyer murió el 29 de septiembre de 2014 por una embolia pulmonar.

“Me acuerdo cuando me dan la noticia. Ese abrazo que me dan. Mi hermana Ana se puso a llorar conmigo. Hay una sensibilidad especial porque ella también había perdido a su padre, ella sabía lo que eso significaba“, explicó.  

Isabel Preysler también habló de cómo su hija recibió la noticia y de que todos la arroparon para que el varapalo fuera lo menos traumático posible. “El golpe de su padre fue muy duro y estábamos en confinamiento entonces, tuvo todo el apoyo de la familia”, dijo. 

Lo duro que fue morir durante el confinamiento

La familia no se pudo despedir de él en el hospital pero tampoco darle el último adiós que le hubiera gustado darle. “En estos momentos muy complicados no se puede hacer un funeral e hicimos un pequeño responso. Solo estábamos los hermanos con un sacerdote. Ni siquiera fue una misa, un poquito de oración”.

Tamara recuerda cómo fue este emotivo momento. “Estaban ahí todas sus cosas. Había una foto suya, mi hermano lo había dejado precioso. Había flores asilvestradas, estaban sus rosas rojas, su bastón… Él siempre caminaba con él antes de necesitarlo. Le gustaba ir con bastón por el campo. Fue un momento muy emotivo pero que también nos ayudó muchísimo a valorar un poquito esta situación. De bueno, ha sucedido esto, ya ha pasado, el final de alguna forma”.

De alguna forma le siento. Me ayudó muchísimo rezar

Un año después de su marcha, el 28 de junio de 2021, los hijos de Carlos Falcó y el resto de familiares y amigos pudieron organizar el funeral del marqués, que se celebró en uno de sus lugares preferidos, la basílica de San Francisco el Grande. A él acudió la infanta Elena en representación del Rey y también el duque de Alba, una familia con la que habían tenido una relación estrecha. Este describió el funeral como “uno de los más bonitos que había visto y emocionante”, según señaló en el programa.

No hay ni un día que Tamara no le sienta a su lado. “De alguna forma le siento. Le sentí muchísimo en esos primeros días. Rezaba mucho, me ayudó muchísimo. También escuchar al Papa, la indulgencia plenaria que le dio a los enfermos de covid. Todo eso para mí también es un tesoro”.

Tamara Falcó: “Le echo tanto de menos porque ha sido tan especial, tan cariñoso…”

Tamara sentía absoluta devoción por su padre, sobre el que solo tiene palabras de elogio. Todo son palabras bonitas y de admiración para su padre: “Qué suerte haber tenido un padre tan bueno porque es verdad. Le echo tanto de menos porque ha sido tan bueno, tan especial, tan cariñoso… y eso es un regalo que me da hado Dios y que me ha dado él y me siento súper privilegiada”.

Continuó alabándole: “Ha sido maravilloso tenerle como padre. Le doy gracias a Dios sin parar. Es que es alguien que es irremplazable totalmente. Le echo de menos todos los días. Yo tengo la suerte de tener fe y sé que esperando un poco, me lo voy a volver a encontrar”.

Isabel Preysler habla de Carlos Falcó
Isabel Preysler habla de Carlos Falcó (TVE)
Tamara Falcó recuerda la figura de su padre
Tamara Falcó recuerda la figura de su padre (TVE)

Isabel Preysler: “Era un señor. Tamara ha heredado de él la enorme bondad y generosidad”

En el programa, también fueron apareciendo imágenes de archivo de entrevistas que concedió Falcó, en una de ellas, Carlos señaló cómo le gustaría que le recordaran: “Con una frase que he practicado y que he puesto en el prólogo de mi último libro. Es una frase del Quijote: “Cambiar el mundo, Sancho, no es una locura ni utopía sino justicia”.

Tamara continuó elogiando a su padre: “Lo que era, era un señor. Siempre tenía algo amable que decir. Da igual si estaba con el taxista de Sotogrande, que era amable con él, que con el Rey. Todos recibimos pésames de ambos”, indicó.

Isabel Preysler también remarcó “lo señor” que era su exmarido y dijo: “Tamara ha heredado la enorme bondad y la enorme generosidad de su padre”. Además destacó: “Era un hombre sereno, tranquilo que no se alteraba, sosegado”.

También comentó lo mucho que le gustaba su “sentido del humor”, algo que también ha heredado ella. “Era muy gracioso aunque con el que se te caían las lágrimas de la risa era con mi tío Fernando. Te dolía la tripa de la risa. Mi padre era más buenazo y mi tío tenía el colmillo más retorcido”, señaló.

Tamara Falcó, de adolescente en 1998
Tamara Falcó, de adolescente en 1998 (TVE)

Era afable, inocente, como un niño pequeño… en algunos aspectos me recuerda a Mario [Vargas Llosa]

Tamara Falcó alabó lo bondadoso que era su padre: “Todo lo que le pedía, si estaba en su mano, lo hacía”. Después desveló una anécdota divertida que le ocurrió con su padre. “Me contrataron de Barbour y de repente tenía que ir a New Castle a conocer la fábrica y les hacía que mi padre fuese. Mi padre con su maletita se viene en el Easyjet y encima le perdieron la maleta y tuvo que ir a esa cena sin calcetines”. recordó entre risas divertida.

La joven continuó elogiando la figura de su progenitor: “Era alguien afable, era inocente, como un niño pequeño hasta cuando falleció. De estas personas… no me refiero a inmaduro, a esa curiosidad. De hecho en algunos aspectos Mario [Vargas Llosa] me recuerda mucho a él porque también ha conservado eso. El no dar las cosas por hecho, de aprender, de interesarte por lo que las otras personas hacen o pueden hacer o les pueden aportar”, indicó comparando a su padre con el actual novio de su madre.

Tamara también destacó otros aspectos del marqués de Griñón como que “siempre miraba la vida de una forma muy positiva” o también señaló: “Mi padre era elegantísimo en su forma de vestir”.

La hija de Isabel y Carlos habló también de lo liberal y abierto que era su padre. “Mi padre era cero tradicional. O sea, había tenido una educación súper tradicional pero a él le abrió mucho también la mente el estudiar fuera en Lovaina, en Bélgica. Cuando vuelve ya es una persona con la mente más abierta. También era su naturaleza, él era distinto a mucha gente, a muchos de sus amigos. Era distinto”, sentenció.

La separación de sus padres y la infidelidad de Isabel Preysler

Carlos Falcó e Isabel Preysler se separaron en 1985 tras siete años, dos de novios y cinco de casados. 2 de novios y cinco de casados e matrimonio

La propia Isabel, para sorpresa de todos, se ha pronunciado sobre el momento en el que se divorcian. “Al principio no fue muy fácil, fue una temporada un poquito difícil pero pasado el tiempo, llegamos a ser más amigos hasta ser verdaderamente buenos amigos. Es una cosa que siempre le agradeceré. Carlos, que era un señor, lo hizo muy fácil”.

Mi madre se sentía muy culpable y hacía un esfuerzo extra

Tamara también habló abiertamente de la deslealtad de su madre hacia su padre, una situación que parece que entendió a la perfección, sin guardar ningún tipo de rencor. “Mi madre se sentía muy culpable por haberle dejado a él y creo que hacía un esfuerzo extra. Una persona vio a mi madre realmente destrozada, le dijo: ‘Isabel, si así estás tú que eres quien lo ha dejado, cómo debe estar él”.

“Mi madre lo pasó fatal porque ella siempre dice que si no se llega a enamorar de mi tío Miguel [Boyer], no habría dejado su matrimonio porque ella estaba bien, lo que pasa que se enamoró locamente del tío Miguel, entonces…”, comentó.

La joven entendió perfectamente lo que hizo su madre y solo se queda con lo bueno. “Al final llegué a su vida en un momento muy bueno. He podido disfrutar de él como padre durante casi 40 años de vida, que es un lujo”. “Eso es lo que nos ha tocado vivir y sé que me estará viendo”, añadió.

Tamara cree que de sus padres tiene la mitad de cada uno a pesar de que su madre siempre le decía: “Eres totalmente Falcó en cómo te ríes”.

Isabel habló también sobre el parecido de Tamara con su padre: “Pasando los años ha ido cogiendo mis cosas, entonces la gente decía: ‘Se parece más su madre’, pero yo siempre he visto que Tamara era igual que su padre”.

Isabel Preysler destaca lo bien que se portó Carlos con sus hijos

En otro de los momentos de la entrevista, Preysler alabó de nuevo lo cariñoso que fue Carlos con sus hijos Chábeli, Julio Jr. y Enrique, fruto de su matrimonio con Julio Iglesias. Estos vivieron con ellos hasta que se tuvieron que ir a Forida (Miami) después de que el padre del cantante, el doctor Iglesias Puga, fuera secuestrado en las Navidades de 1981, en diciembre, por la banda terrorista ETA.

“Fíjate tú si Carlos se portó bien con mis hijos que una vez que coincidieron Julio y Carlos en una cena en Miami. Julio se acercó a él para darle las gracias por cómo se había portado con mis hijos, lo bueno y cariñoso que había sido con ellos, con Chábeli, Julio y Enrique. Estuvo muy bien Julio y Carlos estaba muy feliz por eso”, desveló.

Tamara desvela la mayor tristeza que tendrá el día de su boda

La ‘socialité’ está súper enamorada de su novio Íñigo Onieva a pesar de los rumores de infidelidad en los que él se ha visto envuelto. Si su padre viviera, seguro estaría muy contento de su noviazgo a juzgar por cómo era el marqués. “Se emocionaba mucho cuando había un pretendiente que podía encajar, se ponía muy contento”.

Luego desveló la mayor tristeza que tendrá el día de su boda. “A mí me produce un poco de tristeza que si me caso, no vaya a estar ahí mi padre para llevarme al altar. Eso sí que me da mucha pena”.

Lo que sí tiene claro es que cuando sea madre quiere inculcarles a sus hijos los valores de su padre. “Si tuviera hijos, me encantaría hablarles sobre su abuelo, lo señorazo que era, enseñarles ese amor por el campo, que me transmitió a mí y uno de ellos heredará, claro, el título de su abuelo. Me encantaría ver los valores de él reflejados en esos niños”.

Su padre le escribió una preciosa carta tras ganar ella ‘Masterchef Celebriry’

Tamara también recordó lo contento que se puso su padre tras ser la ganadora del concurso de cocina con famosos de TVE, ‘Masterchef Celebrity 4’. “Iba a los sitios y la gente le decía: ‘Bueno, me encanta tu hija’ y me llamaba. Le gustaba decir: ‘Es que soy el padre de Tamara’, lo decía encantado”.

La aristócrata recibió de su padre uno de los mejores regalos de Navidad, que guarda como oro en paño. “Me había escrito una carta preciosa, diciéndome lo orgulloso que estaba de mí, en plan súper bonita, para mí es un tesoro. Pues me alivia un montón porque mi padre estaba súper contento por mí”, dijo emocionada.

Sobre el título de marquesa de Griñón: “Él sabía que a mí me hacía mucha ilusión”

Tamara también contó que fue toda una sorpresa cuando le comunicaron que era la heredera del título de marqués de Griñón. “Cuando lo leyó el albacea no me lo podía creer. Es un regalazo. Él sabía que me hacía mucha ilusión…“.

Aún así es algo que todavía le cuesta creérselo. “El otro día iba andando por el Retiro y decía: ‘Soy la marquesa de Griñón”, comentó entre risas. “Es que para mí, Griñón siempre es mi padre. Le empezaron a llamar así con 16 años. Entonces siempre era el marqués de Griñón”.

Para Tamara es todo un lujo ostentar este título nobiliario, un legado de su padre. “Es lo bonito de tener algo de tu familia. Mi padre lo describía así, que el título era como una encina milenaria que no te pertenece pero tienes que cuidar de ella. El título no es mío como tal, es del Rey, lo concede, no es mío pero sí que ahora mismo, tengo que cuidar yo de él”.

Su madre también habló sobre ello: “A mí me hace feliz que a ella le haga tanta ilusión. Además lleva el título de su padre, pues es muy bonito… Ella está muy ilusionada y encantada de llevarlo, así que yo estoy muy ilusionada de verla a ella feliz”, añadió.

Después añadió: “Está pasando una época muy buena ahora, pues está muy ilusionada con lo que está haciendo, está trabajando mucho, que eso le viene también bien… Está muy feliz. Yo la veo muy feliz ahora”.

Tamara Falcó, en el programa 'Lazos de sangre'
Tamara Falcó, en el programa ‘Lazos de sangre’ (TVE)