Real Madrid, Barcelona y Juventus, los tres clubes que no renunciaron a la Superliga, estarán en los tambores del sorteo de la fase de grupos de la Champions League que se disputa este jueves en Estambul (18.00 horas, Vamos y Movistar Champions League). . La firme intención del organismo europeo era sancionar a las tres entidades rebeldes con dos años sin participar en sus competiciones a partir de esta temporada. El castigo fue detenido por iniciativa del juez español Ruiz de Lara de plantear una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJUE) para determinar si la UEFA y la FIFA ejercen un monopolio sobre la explotación y organización de las competiciones internacionales de clubes. El magistrado, titular del XVII Juzgado de lo Mercantil de Madrid, quiere que el alto tribunal europeo determine si el control de ambos órganos sobre los torneos que organizan es contrario al Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

Más información

Antes de dirigirse al TJUE, Ruiz de Lara ya había emitido una orden en España solicitando medidas cautelares ante cualquier intento de la UEFA de paralizar la Superliga o sancionar a los 12 clubes fundadores. Los nueve clubes que renegaron de la Superliga, seis ingleses (Manchester City, United, Liverpool, Chelsea, Arsenal y Tottenham), dos italianos (Milán e Inter) y un español (Atlético de Madrid) también estarán en el bombo tras su renuncia a participar en la competición élite. Estos clubes también han sido readmitidos recientemente en la Asociación Europea de Clubes (ECA).

La intención de la UEFA era poner mano dura de inmediato contra los tres clubes que persisten en la idea de organizar una competición cerrada con los grandes equipos europeos. Según documentos de 25 de mayo del expediente sancionador que la UEFA abrió al Real Madrid y al que ha tenido acceso EL PAÍS, la sanción propuesta por los dos instructores es castigar al club blanco con los dos años antes mencionados sin jugar en Europa, uno millones de euros y el 20% de sus ingresos por participar en la Champions League durante los dos años posteriores a cumplir la pena. Los instructores basan su propuesta sancionadora en la violación de los estatutos 2 y 51.1 de la UEFA y los artículos 4, 5 y 6 del reglamento de la Champions League, todo ello basado en los derechos de admisión y la integridad de la competición. El documento también establece que un arrepentimiento reduciría las sanciones.

Que la UEFA tenía una clara intención de sancionar al Real Madrid, Barcelona y Juventus lo revela la elección de los instructores. Uno de ellos, el suizo Jean Leuba, es un clásico en el proceso sancionador emprendido en los últimos años por el organismo europeo contra clubes españoles.

El proceso sancionador iniciado por la UEFA ha quedado varado a la espera de la sentencia del TJUE, una vez que el tribunal luxemburgués rechazó la solicitud de urgencia solicitada por Ruiz de Lara. Tanto la UEFA como la FIFA tienen hasta octubre para presentar las acusaciones y se espera que la resolución llegue al verano de 2022 como muy pronto.

El camino recorrido por el juez español es similar al que siguió en 1995 el juez belga en el caso Bosman, que acabó instaurando la libre circulación de futbolistas en los países miembros de la Unión Europea. Si el TJUE está de acuerdo con la preselección de clubes, se abriría un panorama que cambiaría las estructuras del fútbol europeo y mundial, una vez que los clubes comenzaran a gestionar los derechos de explotación de los torneos internacionales en los que participaban. Esta era la intención de los grandes clubes europeos y estaban negociando con la UEFA la creación de una joint venture participada al 50%, así como el estudio de un nuevo formato de Champions League que estaba lejos del que finalmente se aprobó a partir de 2024 .

El nuevo formato

La nueva Copa de Europa elevará a los participantes de 32 a 36 equipos y estos ya no jugarán en la fase de grupos dos veces contra tres rivales (en casa y fuera), sino que se enfrentarán a 10 equipos diferentes, disputando cinco partidos en casa y otros cinco en casa. . Los ocho que sumen más puntos se clasificarán directamente para los octavos de final y los que ocupen las posiciones del nueve al 24 jugarán una eliminatoria. Las semifinales serán un partido único en el mismo lugar que la final. La aprobación de este formato por parte de la ECA, aunque fue firmado por los 12 clubes de la Superliga, y su posterior ratificación por parte del Comité Ejecutivo de la UEFA, desencadenó el anuncio de la creación de la competición disruptiva y la posterior batalla que condenó al Real Madrid, Barcelona. y Juventus a menos que estén incluidos en los tambores del sorteo de esta tarde.

La guerra continúa, pero por ahora esta Champions League contará con la totalidad de los clubes que se ganaron el derecho a participar en ella.

Los tambores

Bombo 1: Chelsea, Manchester City, Bayern de Múnich, Atlético, Villarreal, Lille, Inter de Milán y Sporting de Lisboa.

Bombo 2: PSG, Real Madrid, Barcelona, ​​Juventus, Liverpool, Manchester United, Sevilla y Borussia Dortmund.

Bombo 3: Oporto, Ajax, Leipzig, Benfica, Atalanta, Zenit, Salzburgo y Shakhtar.

Bombo 4: Brujas, Young Boys, Malmoe, Wolfsburg, Milán, Besiktas, Dynamo Kiev y Sheriff.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.