Ana Botín, presidenta de Banco Santander.
Ana Botín, presidenta de Banco Santander. REUTERS

La filial estadounidense de Banco Santander ha llegado a un acuerdo definitivo para comprar el 20% que no controla de Santander Consumer USA y ha mejorado su OPA (OPA) hasta un importe de 2.49 millones de dólares (unos 2.100 millones de euros). La entidad ha ofrecido comprar las más de 60 millones de acciones de la rama de financiación al consumo que aún no posee a un precio de $ 41,50 por título en efectivo, por encima de los $ 39 que ofreció inicialmente.

El precio ofertado representa una prima del 14% frente al precio de cierre de la acción ordinaria de Santander Consumer USA el 1 de julio, que fue de $ 36,43 por acción. Santander Holdings USA (SHUSA), filial en el país norteamericano de Banco Santander, ya es propietaria del 80,25% de Santander Consumer USA, equivalente a 245,6 millones de acciones, y adquirirá las acciones ordinarias de Santander Consumer USA que aún no poseía a través de un oferta en efectivo, seguida de un segundo paso consistente en una fusión en la que Santander Consumer USA absorberá una filial al 100% de Santander Holdings USA.

Más información

El consejo de administración de Santander Consumer USA nombró un comité especial compuesto por directores independientes para negociar y evaluar una posible transacción con Santander Holdings USA. Así, el consejo de administración, siguiendo la recomendación unánime de la comisión especial, ha acordado por unanimidad recomendar la oferta a los accionistas de Santander Consumer USA. El consejo de administración de Santander Holdings USA ha aprobado por unanimidad la operación.

La transacción está sujeta a las condiciones habituales, incluida la aprobación por parte de la Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos, pero no la aprobación de los accionistas de Santander Consumer USA. Se espera que se consuma a fines de octubre o durante el cuarto trimestre de 2021, una vez que se haya recibido la aprobación regulatoria.

La entidad espera que la operación contribuya de forma inmediata a los beneficios de Banco Santander y constituya una eficiente asignación de capital. El impacto estimado en el CET1 de SHUSA al cierre de la operación es de -73 puntos básicos y en el CET1 de Banco Santander de aproximadamente -10 puntos básicos. Asimismo, se estima que la operación contribuirá al crecimiento de la utilidad por acción en aproximadamente un 3% en el año 2022.