No ha habido sorpresas de última hora, todo se ha desarrollado sobre el guión previsto. Los grupos parlamentarios del PSOE y Vox han revocado el Proyecto de Ley de Presupuestos 2022 que tenía por objeto llevar a cabo, este miércoles, la Junta de Andalucía de centroderecha que integran el Partido Popular y Ciudadanos con una cifra que supera la 43.800 millones de euros, 9% más que el actual 2021 y la contribución de 6.000 millones de fondos europeos. El documento que volverá al cajón desde la noche de este miércoles destina más del 60% a Sanidad, Educación y Políticas Sociales.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha visto cómo los citados partidos de oposición, además de Unidos Podemos, mantenían sus enmiendas en la totalidad al final del debate que ha tenido lugar en el Parlamento de Andalucía. Las tres enmiendas se han votado juntas y se han presentado con 60 votos a favor y 47 en contra. (los de PP y Cs). Así, se devuelven los Presupuestos y se para su tramitación, lo que hubiera supuesto una nueva votación, antes de fin de año, en caso de que se hubiera salvado el escollo de las enmiendas.

Los tres principales grupos de oposición (PSOE-A, Vox y United We Can) suman 50 votos, además de los diputados anticapitalistas (no exPodemos adjuntos) que manda Teresa Rodríguez llega incluso a los 60, frente a los 47 que tienen los populares y los liberales. Los intentos del ministro de Hacienda, Juan Bravo, de reconducir la posición del PSOE y Vox para retirar las enmiendas se han prolongado “in extremis” hasta el último minuto, según anunció este martes el ministro de la Presidencia y portavoz de la Junta. , Elías Bendodo.

Los paralelismos con lo que le sucedió al ex presidente Manuel Chaves en 1995 son inevitables. El PSOE gobernó en minoría y la pinza entre el Partido Popular y la Izquierda Unida derrocó sus presupuestos de 1996. El ahora condenado por el ‘caso ERE’ disolvió inmediatamente el Parlamento, en diciembre de 1995, y convocó elecciones para el 3 de marzo de 1996. La obra salió rotunda, porque los votantes reforzaron a los socialistas en las urnas con 52 escaños y contaron con la invaluable muleta del Partido Andaluz (4 diputados), que ingresó al Ejecutivo de Chaves como socio.

La sesión de este miércoles comenzó temprano en la mañana (el debate sobre las enmiendas comenzó a las cuatro de la tarde) con unas palabras del presidente Moreno, expresadas ante los periodistas durante un evento con empresarios: “este es el comienzo del bloqueo”. Con tal afirmación, ha llegado a aventurar, implícitamente, que si se ampliaban los Presupuestos, como finalmente va a suceder, el día a día de la actividad parlamentaria se convertirá en un bloqueo de la acción gubernamental, con la parálisis de leyes y decretos.

Moreno argumentó hace semanas que decidiría en febrero si emprende un avance electoral. El mes elegido para tomar tu decisión es clave, aunque puede ser a principios de marzo. Tras el duro golpe de este miércoles, al ver abatidas sus cuentas, el barón moderado del PP tendrá la oportunidad de ver si la legislatura se convierte en un “callejón sin salida” en el Parlamento, durante los meses de diciembre y febrero, debido a que el mes de enero no es laborable en cuanto a la celebración de plenos.

El secretario general del PSOE andaluz, Juan Espadas, ya aseguraba hace días que, por su parte, “no habrá bloqueo” al contrario, recordó, “de lo que hizo el PP durante la legislatura de la pinza”, aludiendo a la etapa 94-96, en la que Javier Arenas y Luis Carlos Rejón, entonces líder de IU-CA, convirtió ese gobierno minoritario de Chaves en un calvario.

Prueba de que, al menos este jueves, no habrá bloqueo es que la nueva Ley de Tierras (Lista) promovido por el Ministro de Fomento, Marifrán Carazo, del Partido Popular, va a salir adelante libre de las formaciones lideradas a nivel nacional por Pedro Sánchez y Santiago Abascal. Esta aprobación es conveniente para el PSOE, si se tienen en cuenta las demandas de todos sus alcaldes, la mayoría en el municipalismo andaluz.

Al inicio de la sesión de la tarde, que se ha prolongado hasta pasadas las 22.30 horas con la votación final de las enmiendas, el ministro de Hacienda, Juan Bravo, ha pedido “altivez a todos los grupos políticos” con representación en la Cámara Autónoma a reconsiderar su cierre, frente a las cuentas, y levantar el veto. Ante la enmienda del PSOE, Bravo recordó que en 2018, antes de que llegara el llamado “Gobierno del cambio” del PP y Cs, Andalucía no cumplía “ninguna de las reglas fiscales” y “tenía 800 millones de déficit”. Ahora, casi tres años después de la sustitución de Susana Díaz en la presidencia, esta comunidad autónoma “es la única en España que cumple con todas las reglas fiscales” según los datos facilitados por el gobernante popular.

En el marco de los reproches dirigidos al PSOE, Bravo ha puesto en el atril un documento en el que los socialistas reconocieron que un presupuesto ampliado “dificultará las inversiones”. Lo que Bravo atribuyó al PSOE, negro sobre blanco es que “Una eventual extensión presupuestaria obstaculiza nuevos proyectos y bloquea aquellos que no han tenido una asignación presupuestaria”.

Más allá de las versiones del Ejecutivo contra la oposición, lo cierto es que una ampliación de las cuentas de 2021 dificultará la recepción y ejecución de los fondos europeos que van a llegar a España, y por tanto a Andalucía, en el proceso de recuperación económica tras la pandemia. . La Junta de Andalucía se verá obligada a realizar sucesivas modificaciones en el documento contable del año 21.

Durante los denodados intentos que ha hecho Bravo por eludir el veto del PSOE, ha dicho a la portavoz socialista, Ángeles Férriz, mano derecha de Juan Espadas, que “podemos seguir mejorando el documento” de las cuentas de 2022 si retiran sus enmienda. Los socialistas han hecho oídos sordos. Su decisión fue firme hace semanas, pero utilizaron como excusa inmejorable, para romper la negociación, el audio filtrado a Cadena SER el 16 de noviembre en el que el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, aseguró en julio ante sus diputados de Cs. , durante una reunión interna, que “sería una estupidez” aprobar los Presupuestos 2022 “en año electoral”, por los cortes que podrían enfrentar al hacerlos. Dos días después de la emisión del audio de Marín, el PSOE registró su modificación en la totalidad.

De hecho, el portavoz socialista ha llegado a reproducir parte de la transcripción literal de las palabras del vicepresidente de la Junta, de la que también es responsable el presidente, por haber desautorizado a Marín. “El audio no se desperdicia, los hemos pillado”, dijo Férriz en el tono rally con el que suele pronunciar sus discursos. Reprocha especialmente al líder de la formación ‘naranja’ en Andalucía por decir en la grabación clandestina que “hay que quitarle al PSOE la posibilidad de ser útil”.

Para los socialistas los andaluces “No merecen un presidente que esté en diálogo y se niegue a dialogar”, ha argumentado para enmarcar su historia en que Moreno Bonilla no ha tenido la voluntad de llegar a acuerdos. La estrategia del PSOE es clara: intentar colocar al presidente en la misma posición que Marín sobre el hecho de que era conveniente ampliar las cuentas de 2021. Todo ello a pesar de que, si se revisan las hemeroteas, la primera autoridad andaluza siempre abogó por aprobar un nuevo documento contable y no compartió la tesis de la prórroga. Las versiones, distintas entre sí, se hicieron evidentes a medida que pasaban los días entre julio y septiembre, cuando ya estaba claro que llegarían los refuerzos de fondos. “Tres meses después” A partir de esa grabación, argumentó Marín, “hay un Presupuesto que dota con fondos europeos una serie de servicios públicos que podemos implementar y crear un Presupuesto que pueda seguir garantizando el crecimiento de Andalucía con una arquitectura presupuestaria compleja”, dijo el vicepresidente. .

Vox, cuyo principal reclamo tras retirar su apoyo a PP y Cs es el avance electoral, “ahora más necesario que nunca”, ha defendido en su totalidad su enmienda en boca de su portavoz parlamentario, Manuel Gavira. Este diputado por Cádiz ha hecho suyo, para repetirlo una y otra vez de forma grandilocuente, frase que fue pronunciada por la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, el pasado fin de semana en Granada, durante el XVI Congreso del PP-A : “Se sale del socialismo”. Pero Vox retoma este pregón para afirmar, a continuación, que lo que pretende Moreno en Andalucía es “gestionar la herencia socialista”, tras acusarle en todo momento de haber “incumplido” el pacto firmado.

Para aquellos que han estado en las piscinas para liderar la lista de la formación de Santiago Abascal en las próximas autonómicas “más se quedan juntos en el Gobierno” PP y Cs Andalucía estará en peor situación ”. Según Manuel Gavira, los gobernantes actuales “representan las mismas políticas” del PSOE durante casi cuarenta años. Es el deseo permanente de Vox colocar a Juanma Moreno como un socialista más, a pesar de que la derecha radical ha apoyado “los mismos tres Presupuestos socialistas anteriores”, ha ironizado el portavoz del PP. José Antonio Nieto, para responder a Gavira.