Hombre de negocios exitoso, líder deportivo, Ministro, cantante, presentador de televisión, actor … pero también protagonista de una larga problemas judiciales lo llevaron a la cárcel. Bernard Tapie, fallecido este domingo a los 78 años, tuvo una vida marcada por los extremos.

Nacido en 1943 en París en una familia trabajadora (su padre era un molinero), estudió ingeniería electrónica y de joven ya mostraba deseos de alcanzar la fama, al intentar sin éxito como cantante bajo el nombre de Bernard Tapy. También lo intentó como piloto de automovilismo, en la Fórmula 3, camino que abandonó tras sufrir un grave accidente.

Trabajó en diversas empresas del sector de la electrónica hasta que en 1979 fundó su propia firma, Groupe Bernard Tapie (GBT), dedicada a comprar empresas en quiebra, sanearlas y venderlas a plusvalías.

Por sus manos pasaron empresas reconocidas, como El primer canal de televisión privado de Francia (TF1) o el fabricante de la raqueta Donnay, pero la más importante, y que acabó siendo la fuente de sus desgracias, fue Adidas, firma alemana de indumentaria y equipamiento deportivo, de la que en 1990 adquirió el 78%.

A mediados de los ochenta comenzó a ser invitado a programas de televisión. Su exuberante personalidad y espontaneidad lo convirtieron en un artista popular en todo el país, especialmente entre los jóvenes.

Apasionado del deporte, en 1984 creó el equipo ciclista “La Vie Claire”, con el que el astro francés Bernard Hinault ganó su quinto Tour de Francia y su tercer Giro de Italia.

En 1986, llegó a controlar el Olympique de Marseille. El OM era el equipo con más tradición de Francia, pero fue en horas bajas y Tapie, como presidente, lo levantó fichando grandes jugadores franceses y extranjeros.

Primer Campeón de Europa de Francia

En 1991, OM llegó a la final de la entonces Copa de Europa, aunque cayó ante el Estrella Roja de Belgrado, pero en 1993 fue campeón -el primer equipo francés en hacerlo- ante el poderoso AC Milan. Tapie se llevó buena parte de la gloria nacional.

También se destacó en política. Animado por el presidente socialista François Mitterrand, en 1988 se postuló para el cargo y fue elegido diputado independiente. En febrero de 1992 fue nombrado Ministro de Urbanismo, cargo al que renunció un mes después para defenderse de una denuncia de un ex socio, aunque regresó en diciembre.

En 1993 fue elegido diputado por el Movimiento de Radicales de Izquierda (MRG) y un año después encabezó la candidatura de la formación al Parlamento Europeo. Su lista quedó en segundo lugar a nivel nacional y fue uno de sus eurodiputados.

Pero tuvo que dejar la política debido a sus crecientes problemas legales. Primero, Adidas fue incautada en 1992 y atribuida al banco Credit Lyonnais, que entonces era público.

El banco se lo vendió a un industrial francés y Tapie pidió indemnización al Estado considerando que se le había privado injustamente de la plusvalía de la operación.

A partir de ahí se inició un auténtico laberinto judicial. En 2008 un arbitraje decidió indemnizarle con algo más de 400 millones de euros, pero esa sentencia fue recurrida, se le acusó de fraude y se incautaron sus bienes por un presunto favoritismo.

Hasta el día de hoy, después de apelaciones de varias partes y decisiones contradictorias de diferentes tribunales, el caso permanece abierto.

Adidas fue su principal lío legal, pero no el único: en 1994 se le prohibió cualquier puesto directivo en el Olympique de Marsella debido a irregularidades económicas y deportivas durante su mandato.

Entrada a prisión

Y en 1996 fue procesado por concurso de acreedores en un sumario relacionado con la gestión de sus empresas FIBT y GBT. Estuvo en prisión de febrero a julio de 1997. En 2001 pudo regresar brevemente al OM, en el que se enfrentó al entonces técnico, el español Javier Clemente, que abandonó el club.

En la segunda mitad de los 90, y bajo la prohibición legal de hacer negocios, volvió a la televisión, grabó un disco e incluso se destacó como actor: debutó nada menos que con el célebre director Claude Lelouch, continuó con Telefilms, protagonizó una serie de televisión y la obra de teatro “Alguien voló sobre el nido del cuco”.

Cuando pudo volver al negocio en 2009, adquirió acciones en algunas empresas, incluido el sector de los periódicos.

Casarse dos veces y tuvo tres hijos. El propio Tapie resumió su intensa vida en el diario Le Parisien en 2013: “He conocido todos los entornos: negocios, entretenimiento, deporte. Pero ninguno es tan repugnante como la política”.

El cáncer de estómago, anunciado en 2017, lo sacó de primera línea y, a pesar de operaciones y tratamientos, se fue extendiendo progresivamente a otros órganos y finalmente le costó la vida.