Actualizado

El presidente mexicano ha pedido disculpas a las “víctimas de la catástrofe militar” con motivo del 500 aniversario de la toma de México

El presidente de M
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, este viernes.EFE

El gobierno mexicano ha conmemorado los 500 años de la Conquista de México con un evento de protesta que renombra lo sucedido como ‘500 años de Resistencia Indígena’. Desde el Zcalo de la Ciudad de México, el corazón de la antigua capital mexicana de Tenochtitlán, el Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha descrito la Conquista como “un rotundo fracaso” y ha pedido perdón “a las víctimas de la catástrofe militar por la ocupación española de Mesoamérica y el resto del territorio de la actual República Mexicana ”.

“¿De qué civilización podemos hablar si se pierde la vida de miles de seres humanos y de la nación, y el imperio o la monarquía dominante no logra recuperar la población que existía antes de la ocupación en tres siglos?” de una plaza decorada con motivos alegóricos al pasado indígena y frente a una réplica de 14 metros del Templo Mayor de Tenochtitln. El presidente mexicano ha justificado este razonamiento en que, mientras que en 1518 había alrededor de 11 millones de habitantes en el territorio mexicano, en 1605 se redujo a poco más de un millón, principalmente por enfermedades como la viruela.

AMLO ha confesado que “no es fácil realizar un análisis objetivo de la ocupación y colonización militar” porque hay pocas “fuentes primarias” de los pueblos originarios, mientras que los españoles “tienden a justificar la invasión en nombre de la libertad”. fe, superioridad racial o civilización “. 13 de agosto En 1521, las fuerzas lideradas por Hernn Corts y compuestas por 1.300 soldados españoles y unos 200.000 nativos enfrentados a los mexicas, completaron la conquista de la capital azteca después de 80 días de asedio. López Obrador no ha ocultado esa realidad, pero sostiene que “estos gestos no debe servir para justificar los asesinatos llevada a cabo por los conquistadores, ni resta valor a la riqueza cultural de los vencidos. ”

El presidente mexicano ha insistido en que Hernn Corts no debe parecer “un diablo”, ya que era simplemente “un hombre de poder, un militar, con coraje y aplomo, un militar desalmado, y un político audaz y ambicioso de fortuna”. Reconoce que la colonia española aportó aspectos positivos, como la construcción de palacios, hermosos templos, universidades o la llegada de la imprenta, pero que “todo esto y más no es suficiente y menos si se tiene en cuenta que fue no en beneficio de todos “.

En cuanto a los sacrificios humanos y el canibalismo practicado por los mexicas – ampliamente documentado por los conquistadores españoles y también denunciado por los pueblos originarios rivales – López Obrador considera que es, al menos, exagerado: “Considero incluso ofensivo y ocioso en estos tiempos volver a la vieja polémica de que los nativos de Mesoamérica y, en particular, los mexicas, eran bárbaros, porque, entre otras cosas, comían carne humana ”. El gobierno mexicano ha dado trascendental importancia a la revisión y conmemoración histórica de tres hechos clave que tienen, en 2021, un aniversario redondo: 700 años de la fundación de la capital mexicana, 500 de la Conquista y 200 de la Independencia de España.

Además de la carta enviada a Felipe VI Reclamando el perdón de la Corona española por los abusos cometidos durante la Conquista, López Obrador ha aprovechado estos aniversarios para extraer lecciones del pasado e intentar aplicarlas en el presente: “Hagamos el compromiso de no repetir los horrores, para acabar con esas atrocidades y desterrar el clasismo, el racismo, la discriminación. “La jefa de gobierno de la capital mexicana, Claudia Sheinbaum, ha indicado que el propósito de estas celebraciones es resignificar la Conquista y ofrecer otra interpretación de lo sucedido, no solo del lado de los vencedores”: el llamado español la conquista representó el inicio de la colonia, la imposición de una visión, pero también la resistencia de los pueblos “.

Una vez finalizado el acto oficial, la Policía capitalina tuvo que bloquear el acceso al centro histórico de la ciudad para evitar el avance de una manifestación convocado por diferentes organizaciones indígenas que, además de reivindicar sus orígenes en este aniversario, quisieron acceder al Zcalo para exigir que López Obrador cancele los mega proyectos de infraestructura que está impulsando -como el Tren Maya- y que erosionan gravemente su territorio. .

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más





Source link