Los talibanes siguen ganando terreno en Afganistán y ya están a las puertas de la capital. Continúa el avance de los fundamentalistas. Están a solo 11 kilómetros de Kabul. La situación es de pánico en una ciudad afgana, especialmente entre las vinculadas a países occidentales durante los últimos veinte años de guerra, mientras las embajadas de potencias extranjeras continúan evacuando a su población.

La presión aumenta para tratar de encontrar una salida de emergencia ante la probable caída de la capital, un miedo que se cierne sobre funcionarios públicos, académicos, periodistas y, sobre todo, entre los que han trabajado con alguno de los países que enviaron tropas a Afganistán para combatir a los insurgentes, según el corresponsal de la agencia. Efe, Baber Khan Sahel.

En menos de un mes tendrá lugar el vigésimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, atentados que se desataron semanas después de la invasión estadounidense. Desde entonces son decenas de miles de afganos que han trabajado de alguna manera con los “invasores”, según la terminología de los talibanes, estadounidenses o países miembros de la OTAN, como intérpretes, cocineros, conductores o personal especializado.

Al menos 70.000 ciudadanos afganos esperan un nuevo pasaporte que les permita salir del país antes de la probable caída de Kabul ante los talibanes.

El gobierno de Estados Unidos dijo a principios de este mes que ya estaba procesando alrededor de 20.000 solicitudes de visa de afganos que ayudaron a sus soldados y sus familias. Habría al menos 70.000 personas esperando los nuevos pasaportes para salir del país.. Pero el trámite es lento y se acaba el tiempo: una marea humana intenta desesperadamente entrar a las instalaciones, algo que solo unos pocos logran, mientras que una mayoría debe resignarse a intentarlo de nuevo al día siguiente, dice. Efe.

Este fin de semana, se espera que la mayoría de los 3.000 militares estadounidenses que el Pentágono ha decidido enviar a la capital afgana para la reunión lleguen a Kabul. evacuación de la mayor parte del personal de la embajada de EE. UU. y ciudadanos afganos. Otros países como Canadá, Alemania, Reino Unido o España también han anunciado la próxima evacuación de parte del personal de su embajada y de otros ciudadanos afganos con sus familias que trabajaron codo a codo con ellos durante estas dos décadas.

Los talibanes, a 11 kilómetros de Kabul

Mientras tanto, el tiempo se acaba. Los talibanes siguen avanzando y en las últimas horas han redoblado sus ataques en varias áreas estratégicas, lo que está propiciando su acercamiento a Kabul luego de una semana en la que han logrado tomar 18 capitales de provincia, y el número sigue aumentando.

Los talibanes ya llegaron al distrito de Char Asyab, a solo 11 kilómetros al sur de Kabul, según informó el sábado la agencia de noticias AP.

Según un legislador de la provincia de Laugar, los insurgentes ya han llegado al distrito de Char Asyab, a solo 11 kilómetros al sur de Kabul, según ha adelantado la agencia AP este sábado. No es el único frente cercano a la capital de Afganistán. Según informa la BBC, en la capital provincial de Maidan, Maidan Shar, a 40 kilómetros de Kabul, se han desatado enfrentamientos.

HRW pide una evacuación urgente

La organización Human Rights Watch (HRW) advirtió este sábado que los gobiernos extranjeros presentes en Afganistán “deben priorizar la emisión de visas y ayudar a garantizar el paso seguro de los civiles a quienes los talibanes pueden atacar debido a su trabajo o estatus anterior, junto con sus familiares. “

“Los talibanes tienen una larga historia de abusar o matar a civiles que consideran ‘enemigos'”dijo la directora de HRW Asia, Patricia Gossman, y agregó que tanto los gobiernos como las oficinas de la ONU “deberían brindar protección y asistencia a los afganos en riesgo y hacer que el procesamiento de documentos de viaje y transporte sea una prioridad”.

HRW también ha pedido a los gobiernos occidentales que suspendan “inmediatamente” todas las deportaciones y retornos forzosos a Afganistán.

La organización también pidió a los gobiernos que suspender “inmediatamente” todas las deportaciones y retornos forzosos a Afganistáncomo “los afganos que huyen de Afganistán deben tener importantes oportunidades para solicitar asilo”.

Pero sin embargo, Países como Austria anunciaron hoy que mantienen sus planes de deportar a los afganos cuyas solicitudes de asilo han sido rechazadas., a pesar del avance de los talibanes y la suspensión de expulsiones por parte de otros miembros de la Unión Europea como Alemania, Dinamarca, Holanda o Francia.



Source link