El alto representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, dijo este miércoles que lo ocurrido en Afganistán, donde los talibanes se han apoderado del país y han obligado a la salida del presidente, Ashraf Ghani, “Es una derrota para el mundo occidental” y ha argumentado que la UE debe repensar cómo defiende sus valores en el mundo.

En una entrevista en RNE, Borrell dijo que las imágenes del caos del lunes en el aeropuerto de Kabul, donde cientos de personas intentaron subirse a un avión militar estadounidense, Recuerdan a los de Saigón y deberían obligarnos a “pensar en cómo actuamos y defendemos nuestros valores” en el mundo.

“Lo que ha pasado en Afganistán es una derrota para el mundo occidental”, afirmó enfáticamente, apostando por “Míralo de frente y ten el coraje de reconocerlo y analizar sus causas y consecuencias, que desde un punto de vista geopolítico serán muy importantes”.

Evento geopolítico

En opinión del jefe de la diplomacia europea, “Lo que estamos viendo es el evento geopolítico más grave o importante desde que Rusia anexó Crimea” en 2014 y “sin duda tendrá consecuencias en el equilibrio de poder en el mundo”.

Las imágenes del aeropuerto de Kabul, insistió, “No son precisamente reconfortantes, golpean la conciencia de todos y hay que aceptar y asumir que después de 20 años de guerra las cosas no han ido bien. “

En su opinión, lo ocurrido debería obligar a la UE a “reflexionar sobre cómo podemos hacerlo mejor” a la hora de defender los valores democráticos y los Derechos Humanos en el mundo.

Preocupación por las mujeres

Así, ha reconocido que entre los Estados miembros existe preocupación por la situación en la que ahora permanecen mujeres y niñas en el país. “La visión que el mundo talibán tiene de las mujeres es la contraria a la que defendemos, es la visión más radicalmente contraria a la de la igualdad de las mujeres y la igualdad de sus derechos y oportunidades”, subrayó.

Pero, agregó, “no basta con expresar inquietudes, eso lo puede hacer cualquiera, lo que hay que hacer es tratar de buscar remedios con los medios a nuestro alcance”. En el caso de la UE, ha reconocido que son “limitados” y ahora mismo se centran principalmente en la “repatriación de nuestros conciudadanos, de las personas que han trabajado con nosotros y de los más vulnerables”.

En este sentido, ha insistido en que la “responsabilidad inmediatade la UE en este momento es intentar evacuar a las personas que han trabajado para ella en estos años, lo que no significa que los estados miembros puedan “abrir sus puertas” a la llegada de otras personas, como las mujeres activistas.

Llegada de refugiados

Además, ha descartado que pueda haber una afluencia masiva de afganos de forma inminente a Europa, dada la situación geográfica de este país y las dificultades para salir de él por vía aérea, aunque ha reconocido que es necesario prepararse para ello. Borrell ha optado por trabajar con países vecinos y países de tránsito para “evitar una crisis humanitaria”.

Sin embargo, después de subrayar que estas personas son “exiliados” y no emigrantes, al igual que los españoles que cruzaron a Francia al final de la Guerra Civil, Ha reconocido que “en estos momentos dramáticos es la preocupación para pasado mañana” ya que ahora lo que preocupa es que el aeropuerto de Kabul esté operativo y se puedan realizar vuelos de evacuación.

Finalmente, cuando se trata de la cara amable que los talibanes han tratado de dar desde que tomaron el control de Kabul el domingo, Borrell ha optado por esperar “mira cómo se lleva a cabo” y ha insistido en que aunque algunos se han “escandalizado”, “tenemos que hablar con ellos”, entre otras cosas para que los afganos que quieran salir del país puedan llegar al aeropuerto de Kabul.