Cádiz sonríe mucho más con el empate obtenido en el derbi andaluz ante el Betis. El estilo del equipo dirigido por Álvaro Cervera acabó imponiendo el de un rival con muy buen toque de balón y gran calidad, aunque con problemas en defensa y sin claridad en el último pase. El Cádiz sufrió, fundamentalmente, con las acciones de un gran Fekir, aunque el campeón del mundo se cansaba a la hora del partido y ya no podía estar desequilibrado. Cervera movió bien las piezas y el punto obtenido por el Cádiz es más que justo. El Betis siempre lo intentó, con Pellegrini colocando a muchos grandes jugadores en el campo. Sin embargo, le faltó un punto de efectividad ante un rival muy bien colocado por detrás. Y el Cádiz, con un soberbio Fali, no solo se defendió con orden. También llegó con peligro y creó las mismas ocasiones que su rival. Eso sí, con el 1-1, Canales tenía una chance muy clara de que no podía convertir.

Betis y Cádiz disputaron un derbi de enorme intensidad. Los casi 24.000 espectadores que asistieron al Benito Villamarín (la entrada más alta de LaLiga hasta el momento) vibraron con un estrépito donde hubo una enorme transmisión entre la grada y el campo. Betis y Cádiz, Cádiz y Betis, cada uno con sus armas, hicieron sus trucos con indudable maestría. El equipo de Pellegrini disparó la posesión del balón y la calidad de sus jugadores fundamentales, mientras que los de Cervera son expertos en competir desde el robo y arranque rápido al contraataque.

El primero en acertar fue el Cádiz. Este Betis que juega tan bien el balón tiene problemas en defensa. La llegada del central Pezzella procedente de la Fiorentina debería hacerle mejorar en este sentido. Lozano robó la cartera de Víctor Ruiz en una acción aparentemente intrascendente pero muy trabajadora por parte del Cádiz. Fútbol directo con Negredo dejando caer un balón largo desde la portería de Ledesma. El delantero se paró ante Rui Silva, quien no tuvo más remedio que derribarlo. El portugués detuvo el primer lanzamiento de Negredo, pero el portero se había adelantado. El VAR avisó y Negredo, en su 36 cumpleaños, acertó el 0-1. El Betis, como sucedió en Mallorca, no se vino abajo. Siguió a lo suyo, a jugar y buscar el empate gracias al talento y velocidad del tridente formado por Canales, Fekir y Rodri. Cervera cambió el 4-4-2 por un 4-1-4-1, pero encontró el empate de Juanmi tras una acción estratégica del Betis.

El enfrentamiento se convirtió en una estupenda disputa. El Cádiz jugó en su contra con eficacia, castigando las derrotas del Betis. Así, Alarcón mandó al poste tras una gran carrera del chileno, que dejó muy buena impresión. El Betis, cuando superó la línea de presión amarilla, también creó mucho peligro. Fekir, en una gran acción, también disparó al palo. El partido, parejo y trepidante, se jugó a un ritmo muy alto.

El Betis salió fuerte tras el descanso. Canales desaprovechó una ocasión muy clara tras una jugada de Fekir. Entonces Miranda lanzó una falta que falló por poco y Cervera decidió intervenir. La entrada de Iza y Álex Fernández contuvo el impulso de un Betis donde Fekir se cansó. Además, al Betis le faltó precisión en el último pase. Pellegrini puso todo lo que tenía en el banquillo en busca de la victoria, pero el Cádiz no se rindió, respirando la carrera de Espino y también oxigenado por Álvaro en la banda. Solo Joaquín tuvo buena ocasión en el último partido, bien resuelto por Ledesma. Edgar también se llevó un centro envenenado de Álvaro en la extensión. Todo terminó en empate. A goles, clubes y ocasiones. El Betis, que juega tan bien, sufre demasiado por detrás. El Cádiz juega menos, pero es un gran competidor. Si se adelanta en el marcador es muy difícil de batir.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.