La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en el Parlamento Europeo en una sesión plenaria en febrero.
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en el Parlamento Europeo en una sesión plenaria en febrero.PISCINA / Reuters

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, defendió este lunes que los países de la Unión Europea se coordinan para negociar la compra de energía, lo que les permitiría conseguir un mejor precio en el mercado. En comparecencia en la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo, Lagarde respaldó la propuesta realizada en Bruselas por las vicepresidentas Teresa Ribera y Nadia Calviño. “Creo que es una de las sugerencias que ha hecho uno de los Estados miembros a la Comisión Europea y probablemente podría equilibrar otras fuerzas del mercado que están en juego aquí”, dijo el presidente del BCE, que ha atribuido la subida de precios a factores que tienen que ver con el cambio climático.

Más información

La inflación, que el BCE espera acabar el año por encima del 2%, ha estado en el centro del debate que ha tenido Lagarde este lunes con los eurodiputados. El banquero cree que el aumento de precios responde a “factores en gran parte temporales” relacionados con el fin de la pandemia. En particular, ha destacado dos: los precios de la energía y los “cuellos de botella” que están provocando desabastecimientos en la producción. Lagarde ha señalado que estos dos obstáculos deberían desaparecer en el transcurso de 2022, por lo que la inflación se situará en el 1,7% en 2022 y el 1,5% en 2023. Aun así, el presidente del BCE ha advertido que su institución hará un seguimiento de esas cifras y actuar en consecuencia.

En particular, Lagarde ha explicado que sigue de cerca tres grandes áreas. El primero, el de los cuellos de botella; el segundo, las “negociaciones salariales” que deben tener lugar en los próximos meses -en plata, si habrá aumentos salariales equivalentes a la inflación que podrían crear una espiral- y tercero, el comportamiento del ahorro, es decir, si empuja o no expectativas de aumentos de precios. Su conclusión, con los datos que ahora tiene en la mano, es que la naturaleza de los aumentos actuales es “temporal”.

Gas natural licuado, una referencia “clave”

Lagarde ha abordado el tema de los precios de la energía a las preguntas de la eurodiputada socialdemócrata Eva Kaili. “Claramente ha sido una preocupación en las últimas semanas y probablemente será una preocupación en las próximas semanas”, pronosticó el presidente del BCE. A su juicio, esos incrementos que han llevado a la electricidad a récord tras récord tienen más que ver con factores ligados al cambio climático, por ejemplo la escasa fuerza del viento o las olas de calor en el sur de Europa el verano pasado, que obligaron a recurrir a las reservas energéticas. . Eso, explicó, se ha trasladado al precio del gas natural licuado, que se perfila como un “referente clave” e incluso ha pronosticado que en algún momento podría reemplazar los precios del petróleo.

El presidente del BCE ha afirmado que la subida de precios es un tema que deben abordar las “autoridades fiscales” sobre una “base comunitaria coordinada”, lo que permitiría un mayor “poder de mercado” a la hora de negociar precios y licitaciones. Lagarde recordó que un país ya ha presentado una propuesta en este sentido. Se trata de España, cuyos vicepresidentes Calviño y Ribera abogaron la semana pasada en una carta por establecer una plataforma comunitaria que centralice las compras de gas natural.

España, que ha estado presionando a la UE, aboga por una solución a escala europea para aumentar el poder de negociación en la UE y lograr mejores tarifas. Tras el consejo de ministros que se reunió en Eslovenia la semana pasada con los ministros de Energía y Medio Ambiente, la Comisión Europea prometió presentar a los países un paquete de medidas, siempre dentro del derecho comunitario, para hacer frente a la subida de precios. El debate, que se inició en España, se ha extendido a otros países de la UE, especialmente a Italia.