Los Veintisiete acordaron este lunes sacar a Estados Unidos e Israel de la lista de destinos considerados seguros en el contexto del control del coronavirus, lo que en la práctica significa que No se permiten viajes “no esenciales”. de turistas del país norteamericano.

Los gobiernos de la UE han aprobado una nueva actualización de dicha lista, del que también salen Kosovo, Líbano, Macedonia del Norte y Montenegro y en el que aún no entra Reino Unido, según ha informado el Consejo de la UE en un comunicado.

Con esta nueva revisión, la lista de países no pertenecientes a la UE para los que se recomienda permitir viajes “no esenciales” está compuesta por Albania, Armenia, Australia, Azerbaiyán, Bosnia y Herzegovina, Brunei, Canadá, Japón, Jordania, Nueva Zelanda, Qatar, Moldavia, Arabia Saudita, Serbia, Singapur, Corea del Sur y Ucrania.

China ha estado en esta lista desde que se establecieron los criterios en julio del año pasado, pero la reapertura está condicionada al principio de reciprocidad que no se está produciendo, por lo que no tiene ningún efecto en la práctica. Tampoco existen restricciones para Hong Kong, Macao, Taiwán o Kosovo.

Además, los residentes de Andorra, Mónaco, San Marino y el Vaticano deben considerarse residentes de la Unión Europea cuando se trata del cruce fronterizo.

recomendaciones

Es en cualquier caso una recomendación que los estados miembros acuerdan seguir para evitar el caos de los primeros meses de la pandemia debido a la falta de coordinación entre países, pero no es obligatorio ya que las competencias en materia fronteriza son exclusivas de las autoridades nacionales.

La UE también ha abierto su frontera a los turistas que están totalmente vacunados con alguno de los sueros autorizados por la UE o por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero también tienen esta lista de países a los que permite que las personas no viajen. inmunizados siempre que presenten una prueba de PCR negativa.

La decisión de qué países tienen carta blanca para ingresar se basa en el número de infecciones por cada 100.000 habitantes durante los últimos catorce días, en la tendencia de nuevos casos durante el mismo período en los catorce días anteriores y en la capacidad de esos países para rastrear , contener y tratar posibles nuevos brotes.