El Policía judicial concluye que la supuesta trama encabezada por el productor de televisión Jose luis moreno logró gestionar “hasta 130 empresas” que fueron “distribuidos por toda la geografía nacional” para conseguir financiación y “encubrir y desviar ganancias obtenidas ilegalmente”.

Así consta en un oficio de 21 de junio, al que ha tenido acceso Europa Press, que ha sido enviado a la Juzgado Central de Instrucción Número 2 de la Audiencia nacional, donde el magistrado Ismael Moreno dirige la investigación que condujo a la detención del ventrílocuo en el marco de la ‘Operación Titella’.

Los investigadores argumentan que las cien empresas en su mayoría carecían de actividad real y que fueron “administrados por hombres de paja” que “han permitido que los verdaderos administradores permanezcan ocultos y en el anonimato, lucrando impunemente”.

Los agentes comenzaron a investigar a Moreno y sus socios el 18 de septiembre de 2018 a instancia del Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid, a raíz de una denuncia interpuesta por Abanca por un presunto delito de estafa. Paralelamente, la Policía Nacional ya estaba investigando denuncias presentadas por dos empresarios y también había tramitado la notificación de un empleado de Ing directo que explicaron una serie de estafas a través del “rally de pagarés”. Como se explica en el informe, la operación fraudulenta consistió en la firma de pagarés -los cuales fueron cargados a las cuentas de las empresas que la supuesta trama tenía en otras entidades bancarias- sin que existiera una deuda real para llevar a cabo la “enajenación inmediata de fondos antes de que se cumpla el plazo de amortización interbancaria “. De esta forma, las empresas obtuvieron fondos a corto plazo antes de emitir el pagaré a favor de la próxima empresa de la organización. Según los agentes, lo harían para “obtener financiación irregular” y “para cubrir la compensación de cheques / pagarés”.

Una parcela, dos organizaciones

Luego de tres años de investigaciones, la Policía Judicial dividió el presunto complot en dos organizaciones: una liderada por José Luis Moreno, Antonio Aguilera y Antonio Salazar, dedicada desde 2017 al “fraude y fraude contra bancos e inversores privados”, “a la falsificación de partidas bancarias como cheques y pagarés” y “blanqueo de capitales”; y otro, encabezado por Carlos Brambilla, que “presuntamente su principal actividad es el narcotráfico internacional” y que utiliza la supuesta organización en la que Moreno aparece para “blanquear el dinero” obtenido de la el tráfico de drogas.

Los agentes enfatizan que Conversaciones telefónicas Los intervenidos reflejan que “ambas organizaciones movieron grandes cantidades de efectivo”. “Como prueba de ello tenemos el SMS enviado (…) el 11/11/2020 en el que hay una fotografía que muestra un importe de unos 500.000 euros en fajos de billetes”, añaden.

Un millón cada 15 días

Los investigadores afirman que los sospechosos movieron “grandes cantidades de efectivo de forma regular, lo que eleva estas cantidades a alrededor de un millón de euros cada 15 o 20 días”.

Según una carta enviada al juzgado el pasado mes de octubre, la Fiscalía de la Audiencia Nacional estima que el dinero presuntamente estafado desde diferentes Entidades bancarias por el supuesto complot encabezado por Moreno.

La Policía Judicial asegura en su informe que sería “una organización criminal muy activa y con gran movilidad, con muchas ramificaciones, y que opera tanto a nivel nacional como internacional”.

La trama – especifican los agentes – tiene “numerosas propiedades inmobiliarias” que utilizan para dotar de activos a empresas pantalla y para “ocultar los frutos y efectos” de su negocio, “lo que supone una gran dificultad a la hora de ubicarlas”.

Dados los “sustanciales beneficios” que los integrantes de la presunta organización obtuvieron con la actividad desarrollada desde 2017, los investigadores -ocho días antes de que se produjeran los arrestos y registros- no descartaron la “existencia de riesgo de fuga de los investigados si se enteraron “de la operación.



Source link