El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad valenciana (TSJCV) ha autorizado la limitación a un máximo de diez personas de reuniones sociales y familiares y la restricción de la movilidad nocturna entre la 1:00 am y las 6:00 am en 68 localidades con más de 5.000 habitantes que presentan un mayor riesgo epidemiológico por COVID-19.

De estas localidades, 32 están en la provincia de Valencia, 27 en Alicante y 9 municipios pertenecientes a Castellón. Estas medidas estarán vigentes del 17 de agosto al 6 de septiembre, según el escrito presentado a la Corte este miércoles 10 de agosto por la Conselleria de Sanidad Universal, detalla la corte en un comunicado.

La resolución llega después de este viernes por la mañana. La Fiscalía Superior de la Comunidad Valenciana hizo público que no se opone a las nuevas restricciones y prórroga de medidas que ha solicitado la Generalitat Valenciana para controlar la pandemia, es decir, ampliar el toque de queda –entre la 1:00 am y las 6:00 am – pero reduciéndolo de 77 a 68 municipios, donde también se aplicaría el límite de reunión a diez personas.

La Sala considera que la adopción de las medidas solicitadas supone el mantenimiento de un control “sigue siendo necesario” según el criterio de proporcionalidad y agrega que “no hay medida más moderada que logre el propósito de limitar las llamadas ‘botellas’ y aglomeraciones de personas con la misma eficiencia”. Entiende lo mismo con respecto a la limitación del número de personas en reuniones familiares o sociales, que implican “los mayores brotes epidémicos, que afectan no solo a los jóvenes sino a todos los miembros del grupo”.

La orden, que cuenta con el voto disidente de uno de los magistrados y que puede ser recurrida en casación, alude a la expansión de la variante Delta del coronavirus, el aumento de hospitalizaciones y muertes, el aumento de la positividad de las pruebas diagnósticas y el aumento de la socialización y la movilidad.

Asimismo, la Corte recuerda que actualmente los grupos de edad más afectados son los más jóvenes, en los que “la enfermedad suele ser leve y tienen pocas comorbilidades”, aunque estas infecciones repercuten “especialmente en Atención Primaria”. La resolución agrega que existe el riesgo de la aparición de una variante que pueda afectar la protección de las vacunas y la infección previa.

“Sentencia constitucional de proporcionalidad”

Con estas premisas, detalladas en el informe de evolución epidemiológica que la Administración ha adjuntado a su solicitud, La Sala concluye que las medidas propuestas por el Ministerio de Salud suponen un mantenimiento del control “aún necesario” y que cumpla con la “sentencia constitucional de proporcionalidad”, determinada por la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema en resoluciones anteriores.

En el coche, también se examina. la sentencia de la Corte Constitucional del 14 de julio, declarando inconstitucional la reclusión general decretada por el gobierno central con el primer estado de alarma cuando se trata de una suspensión del derecho a la libre circulación.

En contraste con esa situación, la Sala entiende que el toque de queda “no implica una suspensión, sino una mera limitación de tales derechos, consistente en restringir la libertad de circulación durante cinco horas y por la noche”. Del mismo modo, La Sala nombra la sentencia del Tribunal Supremo de 2 de agosto en la que el Tribunal Superior determina directamente y positivamente que con la legislación actual hay margen para el toque de queda siempre que el principio de proporcionalidad lo justifique.



Source link