Una exposición que se inaugurará en septiembre en Toledo reflejará la pasión de Benito Pérez Galdós por los museos y la historia, y lo hará a través de piezas y objetos que el escritor conoció y que son relacionado con la primera serie de sus Episodios Nacionales, entre ellos la bandera de San Juan Nepomuceno o la chaqueta del Capitán Velarde.

La exposición ‘Galdós en el Museo del Ejército. La Guerra de la Independencia a través de los Episodios Nacionales ‘ no se pudo realizar en 2020, en el centenario de la muerte del escritor, debido a la pandemia, pero se ha reanudado y será abierto desde septiembre de 2021 hasta marzo de 2022, según ha explicado en una entrevista con la Agencia Efe su comisario, Enrique Rontomé.

La exposición se basa en objetos y piezas que ya se encontraban en museos en la época de Pérez Galdós y que muy probablemente conocía y “Podría influir, inspirar o servir como información o documentación” por sus novelas. En concreto, por las diez novelas que componen la primera temporada de sus Episodios Nacionales, centradas en la Guerra de la Independencia.

De hecho, la exposición se estructurará en diez áreas coincidentes con las novelas: Trafalgar, Juzgado de Carlos IV, 19 de marzo y 2 de mayo, Bailén, Napoleón en Chamartín, Zaragoza, Gerona, Cádiz, Juan Martín El Empecinado y La Batalla de los Arapiles.

Son piezas -libros, mapas, armas, banderas, muebles- que Galdós pudo ver en museos militares, principalmente, como el antiguo museo de artillería, el museo naval o el museo de la ingeniería.

No se trata, sin embargo, de exponer un objeto y ponerlo en relación con la novela, sino que “traemos piezas que, con alta probabilidad y en algunos casos con absoluta certeza, fueron contempladas o sirvieron de inspiración a Benito Pérez Galdós”. , ha subrayado el comisario.

Un ejemplo es la maqueta del solar de Gerona que se conservó en el Museo de Artillería y en la que se basó Galdós para construir los decorados cuando adaptó al teatro su novela ‘Gerona’: la maqueta ha sido restaurada y estará en la exposición junto a los baluartes que Galdós señaló a su escenógrafo para que tomara ideas.

Este planteamiento expositivo permite, por otro lado, conocer a Galdós “apasionado de los museos”, de donde tomó “muchas ideas” para escenas, retratos y descripciones.

Sintió admiración por el Museo del Prado e incluso con motivo de una de sus reformas, analizó cómo estaban colocadas las pinturas y cómo, a su juicio, debían estar, cuáles eran las condiciones de la visita y qué tipo de público acudía.

En sus artículos de viajes, también escribió sobre los museos más interesantes que conoció y “siempre dejó constancia, tanto por escrito como por carta, que una de sus pasiones era visitar los museos”, señaló Rontomé.

Además, para él era importante darle “verosimilitud” a sus relatos y “utilizaba sus Episodios Nacionales para enseñar historia a sus contemporáneos pero deleitándose, siempre con una idea de estado liberal, de progreso, de acuerdo con la Cortes de Cádiz y con el tiempo tan convulso que tuvo que vivir ”, afirmó el comisario.

La exibición tendrá cien piezas, de las colecciones del propio Museo y otras, que estarán próximas a la cita de la novela. Habrá, por ejemplo, el abrigo del capitán Velarde, que forma parte de la colección del Museo del Ejército y del que habla el escritor en ’19 de marzo y 2 de mayo’.

Escribe Pérez Galdós: “Dentro del patio, un español de uniforme verde disputó un momento con otro de uniforme azul y luego se abrazaron, abriendo inmediatamente las puertas”: el militar de verde era Velarde, con su uniforme de Estado Mayor de Artillería. , y el de azul era Daoiz, con un uniforme de artillería normal.

Otro ejemplo es la bandera de San Juan Nepomuceno, el barco de Churruca donde desarrolla algunas escenas de ‘Trafalgar’: la bandera se guarda en las bodegas del Museo, ha sido restaurada y se puede ver.

También estarán las alabardas de la Guardia Civil mencionadas en ‘El Juzgado de Carlos IV’ o la cátedra del penal donde se encontraba Álvarez de Castro y que aparece en la edición ilustrada de los Episodios Nacionales.

En definitiva, “toda una serie de referencias de bienes culturales que conservamos hoy y que hemos presentado leyendo estos objetos históricos; una lectura puramente galdosiana ”, señaló el comisario.

La relación de Galdós con el Ejército

En la introducción a la exposición verás la relación que tenía el escritor con el ejército y con la ciudad de Toledo, una de sus favoritas junto a Madrid y Santander y donde pasaba mucho tiempo además de escribir ensayos de arte sobre su herencia.

Rontomé ha destacado que Galdós plasmó en varias obras su “admiración” por Toledo, y en concreto por el Alcázar, que desde 2010 es la sede del Museo del Ejército.

De hecho, cuando el Alcázar sufrió un devastador incendio en 1887, Pérez Galdós reflexionó sobre la conservación del patrimonio y lo importante que es para una sociedad avanzada considerar, proteger y dar a conocer su patrimonio.

“En este sentido, es uno de los pioneros de esa generación que empezó a tener una visión más moderna, más similar a lo que entendemos como patrimonio cultural, y también sobre el concepto del museo como centro educativo, donde la historia puede ser aprendió y puede aprender el arte, es decir, la faceta didáctica de los museos ”, explicó el comisario.

En cuanto al ejército, la relación con Pérez Galdós es muy estrecha dado que su padre fue militar y participó en la Guerra de la Independencia, al igual que su tío y su hermano, Ignacio Pérez Galdós.

La exposición “Galdós en el Museo del Ejército. La Guerra de la Independencia a través de Episodios Nacionales ”se inaugurará el 27 de septiembre y estará abierta al público desde el mismo martes 28 hasta el último día de marzo de 2022.