Este domingo se cumple dos semanas desde la erupción del volcán de La Palma. Desde ese día, el magma ha barrido todo a su paso. Los últimos datos oficiales muestran que la ceniza expulsada por el nuevo volcán ha cubierto una superficie de 3.304 hectáreas. Así se afirma en la última actualización del sistema satelital de seguimiento terrestre europeo Copernicus con datos recopilados este viernes por la tarde. Esta actualización reduce significativamente la estimación del área ocupada por lava, incluida la tierra que ha ganado al mar desde la noche del 28. Va de 709 hectáreas a 367,3.

En cuanto a los edificios afectados por las escorrentías, se mantiene el cálculo de 1.005, aunque los que han sido completamente destruidos ascienden a 880, diez más en comparación con el recuento anterior. El número de kilómetros de carreteras afectadas aumenta a 30,7, de los cuales 28,3 han sido destruidos por el paso de la lava.

Esta misma mañana se ha abierto un nuevo foco de emisión que ha formado una inmensa columna de humo. Así lo ha confirmado el Instituto Vulcanológico de Canarias (Involcan). Esta nueva apertura se suma a las dos bocas que afloraron en la madrugada del viernes.

Involcan ha compartido un vídeo con imágenes de este nuevo foco que han sido captadas por un dron a las 10.30 horas, donde se puede ver cómo Ya se están emitiendo elementos líquidos, sólidos (como magma y piroclastos) y también gaseosos. Los científicos ya han comenzado el trabajo de monitoreo y vigilancia en esta nueva boca eruptiva, y continúan los trabajos de vigilancia en el nuevo arroyo y los dos nuevos centros de emisión que surgieron ayer.

Llegada al mar

En la noche del 28 de septiembre, la lava expulsada llegó al mar, formando un enorme delta a su paso que ha modificado la orografía de la isla. Este fenómeno ha dejado imágenes impresionantes, como las que comparte el Instituto Vulcanológico de Canarias.