La polémica relacionada con el precio de la electricidad parece no tener fin. En medio de un período de precios históricamente altos, el Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha denunciado este miércoles que algunas comercializadoras de electricidad han incluido un incremento en el coste de la energía tras la entrada en vigor el 1 de junio de la tarifa para los tramos horarios. Además, estas prácticas se han realizado sin informar a los consumidores. “En casos concretos, la factura media de energía facturada es un 30% superior a la correspondiente”, dice la agencia, que no especifica el nombre de los comercializadores que han cobrado de más en la factura desde junio.

Más información

La polémica se refiere a la factura de la luz con discriminación horaria que entró en vigor el 1 de junio. El modelo fijó tres tramos con diferentes precios (valle, llano y punta). La CNMC concluyó el pasado mes de mayo que el consumo en horas valle podría ser un 95% más barato que en horas punta y que los cambios en los hábitos familiares podrían ahorrar entre 200 y 300 euros anuales. Pero estos beneficios no se han transferido completamente a los hogares. Primero, porque el precio de la energía en el mercado mayorista ha experimentado una corrida alcista este año que lo ha llevado a niveles récord. Y también, como ahora denuncia el regulador, algunos comercializadores han cobrado costos indebidamente.

Pese a todo, la CNMC asegura que la gran mayoría de comerciantes han trasladado adecuadamente la variación en los nuevos peajes. Es decir, no se puede generalizar a todo el sector. “Sin embargo, hay una serie de comerciantes que, además de la variación en el componente regulado (peajes), han incluido un incremento en el costo de la energía”, explica Competencia en un comunicado.

La agencia añade que, entre los que han realizado el sobrecoste, no todos han informado al cliente. “Se ha constatado que, solo ocasionalmente, la comercializadora ha informado al cliente de forma transparente y comprensible, mediante comunicación específica para esta materia, de la introducción de modificaciones más allá de las que corresponden a la mera cesión de componentes regulados, dando la posibilidad de rescisión del contrato sin penalización, todo de acuerdo con la normativa vigente ”, es decir, en la mayoría de los casos esta comunicación no ha existido, señala la CNMC, que no detalla las firmas que han impuesto un sobrecoste indebido.

Por tanto, la Competencia exige que estas empresas vuelvan a facturar a sus clientes y apliquen el precio que les corresponde según los nuevos peajes. “La factura media de energía facturada es un 30% superior a la correspondiente”, cifra la CNMC en la nota. La agencia extrae estas conclusiones de su informe de seguimiento sobre la adecuación de los contratos de suministro eléctrico existentes antes del 1 de junio. Desde entonces, con la nueva normativa, “los plazos de facturación de los peajes se han diferenciado según los distintos plazos, de tal forma que se dan señales en los precios de los peajes de los consumidores por su impacto en los costos de los peajes. redes ”.

La competencia incide en el hecho de que estos contratos anteriores tuvieron que ser adaptados después de esa fecha. Para monitorear los cambios, la CNMC ha solicitado información a las empresas sobre los precios facturados antes y después del 1 de junio a una serie de clientes elegidos al azar. “En un primer análisis se tomó en cuenta la información de las 25 comercializadoras con mayor participación del número de suministros, lo que representa una participación de mercado del 91% del total de puntos de suministro en el mercado libre de baja tensión y, 84 % del total de energía en el mercado libre en baja tensión ”, explica la organización.

Regularización de contratos

Por tanto, la CNMC exige que se regularicen los contratos en los que se incluyen los precios correctos y solicita que se les informe de forma transparente, algo que ya se está produciendo. “A la fecha de este informe, muchos de estos comercializadores ya están llevando a cabo este tipo de regularizaciones. En consecuencia, los consumidores deberían recibir la compensación equivalente por los precios que debieron haber pagado desde el 1 de junio ”, argumenta Competencia.

La agencia supervisará estas regularizaciones de contratos para confirmar que se realiza correctamente. En caso contrario, advierte que se iniciarán las acciones oportunas: “Actualmente, se están analizando los resultados correspondientes a la información solicitada en la segunda fase (18 comercializadores adicionales)”. La CNMC también recuerda que en abril de 2021 aprobó una serie de recomendaciones para los comercializadores a la hora de aplicar la nueva circular de peajes. En este documento se establecieron los criterios para que los comercializadores transfieran adecuadamente a los consumidores las variaciones asociadas a los nuevos componentes regulados.

“En concreto, se indicó que en el proceso de adecuación se aplicaría una metodología que fuera replicable y que garantizara que, luego de adecuar los valores de los conceptos regulados a la nueva estructura de peaje de acceso, el monto implícito del no regulado El precio del contrato no fue superior al contemplado antes de la modificación ”, explica Competencia.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), por su parte, ya había denunciado estos incrementos el 1 de junio. En su caso, los estimó hasta en un 27% en parte de los comercializadores. Luego la organización también aseguró que estos incrementos solo se podrían aplicar si hubiera una comunicación previa, algo que según la CNMC no ha sucedido en algunos casos. Ahora, tras este aviso de Competencia, la OCU pide un paso más: que se sancione a las empresas que han subido ilegalmente los precios de la electricidad y hagan público su nombre.