El presidente de la Junta Única de Resolución (JUR), Elke konig, ha reconocido este jueves ante el juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama -quien instruye el ‘Caso Popular’ – que La autoridad tenía indicios desde 2014 sobre los problemas del banco pero ha negado que sus declaraciones en Bloomberg fueron relevantes o afectados por la fuga de depósitos del banco.

Según fuentes legales consultadas por Europa Press, el magistrado ha preguntado a König sobre declaraciones realizadas en esa cadena el 13 de mayo de 2017, en las que señaló que Banco Popular era uno de los casos que estaban estudiando. La presidenta de la JUR ha escuchado que no se refería específicamente a la entidad española, pero varios bancos que la agencia estaba monitoreando en ese momento.

En este caso, Calama investiga dos fases del proceso de resolución Popular: la preanuda irregularidades contables de la entidad en 2016, con la ampliación de capital, y las filtraciones de prensa un año después que hubieran provocado su resolución a mediados de 2017.

Precisamente, el juez le ha interrogado sobre la filtración a Reuters ocho días después de su entrevista y sobre el riesgo de liquidación para la entidad. König, quien se ha asegurado de que la información no fue filtrada por ningún miembro de su equipo., también ha explicado que el JUR inició una investigación interna para esclarecerlo.

El presidente de la JUR, según las mismas fuentes, ha indicado que la institución inició una investigación interna para determinar si esa información provenía de adentro. König, además, ha estado seguro de que la fuga no fue realizada por ningún miembro de su equipo.

No había ‘plan B’

Por otro lado, el presidente de la JUR se ha referido al proceso de resolución del banco y detalles sobre las horas previas a la Banco Santander adquirió el Popular por un euro. König ha argumentado que la autoridad no había planeado ningún tipo de medida en caso de que la entidad que preside Ana Botín no hubiera presentado su oferta.

La declaración de König ante el juez, que se celebró por videoconferencia, se ha retrasado más de lo debido debido a problemas de traducción.

Lo único que pudieron haber hecho es, según indicó ante el juez, haber llevado a cabo la resolución oportuna con los efectos que esto hubiera tenido en el mercado, y resultando en que las oficinas del Banco Popular no pudieran abrir la ventana. En esta línea, König ha asegurado que desde el JUR tuvieron suerte de que finalmente no tuvieran que llegar a ese extremo.

Aplazamiento de la declaración de Laboureix

La declaración de König ante el juez, que se celebró por videoconferencia, se ha retrasado más de lo debido debido a problemas de traducción. La demora ha provocado que el magistrado posponga la declaración del exdirector Planificación de la resolución de la institución Dominique Laboureix hasta el próximo 14 de octubre.

Calama coloca a Laboureix como el técnico que gestionó directamente la resolución del Popular. Además, su testimonio podría aclarar cuestiones sustanciales de dicho proceso, así como brindar información sobre las filtraciones a la agencia Reuters. Esta es la segunda vez que se aplaza la declaración del exdirector, quien tampoco pudo comparecer ante el juez el 22 de julio.