Koeman camina en el área técnica del Camp Nou, en el duelo del Barça contra el Granada.
Koeman camina en el área técnica del Camp Nou, en el duelo del Barça contra el Granada.Joan Monfort / AP

Con cara de pocos amigos y gesto torcido, al final también con un evidente mal humor, el técnico Ronald Koeman expresó su renuncia al empate ante el Granada, también por tener, a su juicio, una plantilla insuficiente para resolver los agravios. “Jugamos 4-3-3, pero no teníamos velocidad por las bandas porque Coutinho está por dentro y Demir tampoco va profundo. Es tan. Con Ansu y Dembélé es diferente porque tienes profundidad. Y como no los hay, hay que buscar otros caminos … Este no es el Barça de hace ocho años. Si no me entiendes, es mi culpa ”, resolvió Koeman con dureza.

Más información

Discurso derrotista del holandés, puesto en entredicho tras el golpe ante el Bayern (0-3), aunque hay parte de la afición que lo defiende, ya que se desplegó una pancarta en la segunda grada al inicio del partido con el lema Força Koeman. Ocurrió, sin embargo, que el técnico sorprendió desde el inicio con el once, porque decidió sentar a Piqué pese a los problemas defensivos del equipo -marcó cuatro goles en cuatro partidos cuando en el año anterior sumó ocho partidos para disimular esos goles-. y dio lugar a jóvenes como Balde (17 años) en la lateral izquierda y Demir (18) como extrema derecha. También a Coutinho, que no era titular desde marzo de 2020, en el lado opuesto de la delantera.

La revolución no gustó demasiado en el vestuario, por mucho que el grupo se anticipara a algunos detalles de la alineación por la mañana, ya que los pesos pesados ​​entendieron que no era de noche para hacer pruebas sino para cimentar certezas. Koeman no le consideraba igual, tan flexible con el dibujo como firme con sus decisiones, a pesar de que el Granada ya lo ridiculizaba la temporada pasada porque la derrota desmontó al equipo de Liga e hizo que Laporta desconfiara.

“No tengo miedo de comenzar con un joven, pero poner seis a la vez tampoco es bueno. Es difícil saber cuándo tendrán más partidos ”, anunció un día antes el técnico. Dicho y hecho, hasta el punto de que alineó un once con una media de edad de 24,4 -el único treintañero fue el capitán Sergio Busquets (33) – y el Granada lo hizo con una media de 27,6. Pero Koeman fue sacado de la apuesta y cuando reemplazó a Balde por Mingueza recibió un buen abucheo, finalmente asfixiado por Balde cuando se dio cuenta de la situación y se echó las manos a la espalda para mostrar su dolor, la lesión muscular que provocó el cambio.

Pero eso tampoco le importaba a Koeman, enfurruñado por los repetidos errores. “Fue culpa nuestra en los primeros minutos de partido por no entrar fuerte, por no entrar bien. Y se nos ha puesto difícil ”.

Así lo vio Araujo, salvador, con un cabezazo en el minuto 90 después de intentar hasta cinco veces que falló: “El gol de balón parado [del Granada, en el minuto dos] es desconcentración. Debemos corregirnos y estar bien metidos en el juego cuando comience ”. Así que Koeman retomó el hilo: “Sabíamos que así defenderían aún más, cerrando espacios”, argumentó para luego defender el juego y la ambición de sus jugadores. “Merecimos dibujar a pesar de cambiar el estilo. El espacio existía en las bandas y por eso puse Luuk de Jong y Piqué ”. Pero solo sirvió para empatar.

Futuro en el aire

Para Koeman, en cualquier caso, el juego y el resultado se justificaron por la falta de recursos. “Si ves la lista, los convocados… ¿Qué hay que hacer? Jugar tiqui-taqui [en vez de tiqui-taca] donde no hay espacio? No. Creo que tuvimos que cambiar el estilo. Tampoco tenemos jugadores uno a uno y velocidad … No diré más. Parece que tengo que dar argumentos para todo ”. Aunque no pudo contenerse y agregó: “Nos faltan atacantes con individualidades mucho mejores que las de este momento. Si el partido pide un cambio, se hace … ”.

Así, insatisfecho con las tablas, con las críticas – “No voy a hablar más de mi futuro”, resolvió, enfadado, y con el poco jugo que pudo sacar de sus jugadores porque, entiende, ellos No tenía más, Koeman también se quejó del rival. “Han estado perdiendo el tiempo desde el minuto dos. Lesiones, faltas … No sé qué más han hecho y solo dan cuatro minutos de sobra. Esto tiene que cambiarse, se pierde demasiado tiempo y el árbitro debe cortarlo antes de tomar una tarjeta de un portero en el minuto 88. Si lo hace antes, es diferente. Creo que hay que ayudar a los equipos que quieran jugar ”.

54 centros del Barcelona y cinco remates de cabeza de Araujo

El Granada decidió cerrar los pasillos interiores para que el Barça encontrara los espacios laterales, necesarios para templar los balones en busca de un remate que llamara la atención por su ausencia a excepción del zaguero Araujo. El Barça lanzó 54 centros -aunque solo el 26% encontró al receptor-, récord que no alcanzaba desde 2016 ante el Málaga (55). En este curso, por ejemplo, el récord fue de 16 ante el Athletic. “Hemos intentado ir por fuera, a los centros de tiro”, coincidió Araujo, que casi no celebra el gol en dos tiros de cabeza consecutivos antes de cerrar la primera parte. Al tercero dio en el blanco. “Tuve tres disparos a la cabeza claros”, admitió; “Pero estoy feliz de marcar. Soy un defensor, pero si puedo sumar … “. Y bueno lo hizo, máximo finalista (5) con Memphis. Todo cabezas, un récord de jugador en un partido en las cinco grandes ligas esta temporada.

En el fondo, el que más sumó fue Eric García, el otro central, ya que fue el que más pases hizo desde el Barça (105), el inicio del partido que encontró la prolongación en los centros. Del resto de balones colgados, el Barça sacó un poco más, Memphis ausente en el disparo y Luuk de Jong alejado del lugar oportuno en el segundo acto. Así salió Piqué en los últimos compases, una decisión muy crucífera que recordó las apuestas de Johan con Alexanco o Nadal, por ejemplo, centrales por definición y delanteros en alguna ocasión. “Cuando estábamos en los centros de tiro, entró Gerard, que es alto y va bien al frente. Quizás no lo encabece pero tiene marca ”, cerró Araujo.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.