Molesto en el PSOE con Fernando Grande-Marlaska. La gestión del Ministerio del Interior en el retorno de menores marroquíes ha causado indignación en amplios sectores del partido, según admiten fuentes socialistas. Vozpópuli. Lo que más ha molestado dentro del PSOE son los reproches que tanto la Fiscalía de Menores como el Defensor del Pueblo han hecho a la actuación de Marlaska, que también ha recibido críticas de su socio de coalición United We Can.

Marlaska lleva varios días en los medios intentando justificar el procedimiento de expulsión de menores que accedieron a Ceuta durante la crisis migratoria de mayo. Un tribunal suspendió estas declaraciones. Y el titular de Gobernación ha enfrentado reproches judiciales y también de altos funcionarios del gobierno. El Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, aseguró que la repatriación de estos menores no cumple con los requisitos legales establecidos ni respeta los derechos humanos.

El método utilizado por Marlaska no ha gustado al PSOE, al que consideran “grave” para que un gobierno progresista enfrente denuncias por una posible vulneración de los derechos humanos. La entrada de cientos de menores no acompañados en Ceuta el pasado mes de mayo ha creado un problema sobre cómo gestionar sus devoluciones.

Marlaska se defiende

Marlaska ha defendido lo que él llama “retornos asistidos” de menores no acompañado en virtud de acuerdo firmado con Marruecos en 2007. Según el ministro, Las repatriaciones se producen una vez realizada la “valoración de quién ejerce la tutela” de los menores, en referencia al área competente del Gobierno de Ceuta.

El debate, que también ha trascendido al PSOE y ha provocado críticas desde Podemos, es que como somos menores, la protección humanitaria de nuestra legislación está supuestamente por encima ninguna acuerdo entre España y Marruecos. En opinión de Marlaska, la decisión judicial ha llevado a un “debate técnico-legal” sobre este tipo de devoluciones de menores que no son vulnerables, y que según el ministro quieren volver “a sus familias y su entorno social y cultural, donde no hay riesgo”.

“Se regresa a los que son retornables, no hay riesgo para ellos”, dijo. “Aquellos que pudieran regresar, dentro del mejor interés del menor, regresarían; y si no, les daríamos tutela, que es un elemento esencial “, ha dicho.

Marlaska ha reconocido que “la discusión” se centra en el archivos individualizados de cada menor que los tribunales y ONG denuncian que no existen. Según él, el acuerdo de 2007 con Rabat sobre menores no acompañados es “el marco suficiente y adecuado”, aunque este no anula la aplicación de la ley del menor o la convención sobre los derechos del niño.

Acuerdo con Marruecos

Por ello, ha calificado este pacto bilateral como “un tema muy específico entre ambos, que no existe con otros países donde sí existe legislación general”. Ese acuerdo de 2007, según la interpretación de Marlaska, “no está por encima de las convenciones internacionalesya que toma en cuenta que “el primer derecho es regresar a su entorno social y cultural” cuando no hay riesgo de que sean vulnerables.

“Esto es lo que establece la propia Convención de la Infancia”, Ha precisado antes de sostener que Marruecos ha dado “garantías” de que respetará los derechos de los menores, aunque Interior es consciente de ello por lo que han trasladado otros departamentos implicados en el proceso. El dueño del Interior ha remarcado que es un decisión donde participan diferentes instituciones, partiendo del Área de Menores de Ceuta, dentro de una “coordinación de decisiva importancia”, y ha citado a la Fiscalía entre ellos, sosteniendo que “tiene conocimiento y está interviniendo”.

Por su lado, ha vuelto a evitar la confrontación con titular de Derechos Sociales, Ione Belarra. “Lo importante es la coordinación en el mejor interés del menor”, agregó. evitando responder si el presidente de Gobierno Estaba al tanto del procedimiento elegido para el regreso de los niños al país árabe. “El Ministerio del Interior es una parte más dentro de todas las instituciones, ayuda en la aplicación de las resoluciones administrativas”, enfatizó.