En 2020, el año de la pandemia de coronavirus marcado por restricciones en los viajes por carretera, 1.370 personas murieron en accidentes de tráfico, la cifra más baja registrada. La mitad de las víctimas mortales fueron peatones, ciclistas y automovilistas.

Según el saldo final de siniestralidad vial del año pasado, que cuenta el número de muertes en los próximos 30 días Y que la Dirección General de Tráfico (DGT) ha publicado este jueves, en 2020 perdieron la vida 385 personas menos que el año anterior, lo que representa un descenso del 22 por ciento.

Tráfico explica que esta caída es atribuible a la reducción de viajes, especialmente el de larga distancia, que se estimó en un 25 por ciento menos, mientras que la flota de automóviles creció un 1 por ciento en comparación con 2019 para situarse en 36,158,465 vehículos.

De los 1.370 fallecidos, 395 murieron en las vías urbanas, lo que fue un 24 por ciento menos, mientras que 975 murieron en la vía, un 21 por ciento menos. Por primera vez, destaca la DGT, el número de víctimas en vías interurbanas ha sido inferior al millar.