Afganistán está experimentando una estampida de ciudadanos internacionales después de que los talibanes tomaran el poder. La conquista de la capital y el palacio presidencial y la huida del presidente del país, ha provocado la salida en bloque de todos los ciudadanos extranjeros que vivía en el país asiático. El caos reina estos días en el aeropuerto y sus alrededores y el miedo al régimen que impondrán los insurgentes se ha apoderado de las calles.

En medio de ese desorden hay un figura que ha mantenido la calma y que ha optado por cuidar a sus compatriotas y ponerlo en último lugar: Gabriel Ferran, el embajador de España en Kabul. Se ha negado a abandonar el país hasta que todos los españoles y afganos que trabajan para España hayan sido evacuados. Un gesto muy aplaudido por los dirigentes políticos del Partido Popular y Ciudadano.

Los miembros del Partido Popular están muy orgullosos de la actuación de este diplomático. Especialmente feliz es el expresidente de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, como ha aprendido Vozpópuli, Ferran es su cuñado.

A través de su cuenta de Twitter, política quería mostrar su apoyo al marido de su hermana, retuiteando mensajes que elogiaban la actuación de Ferran. En varias publicaciones de otras cuentas de Twitter en las que aplaudían el comportamiento de Ferrán, Cifuentes ha respondido con la exclamación ¡Orgullo! seguido de un emoticono de corazón.

Uno de los ejemplos más claros del gran trabajo que está llevando a cabo Ferran en Afganistán es su ayuda a 17 agentes del Grupo de Operaciones Especiales (GEO) y la Unidad de Intervención Policial (UIP) para crear ‘corredores de seguridad’ dentro del anillo de seguridad del aeropuerto de Kabul, algo fundamental para poder llevar a cabo la evacuación de los colaboradores afganos.

Reacciones de los políticos

Edmundo Bal, diputado en el Congreso de la Ciudadanía, ha destacado que, a pesar de haber cesado el 3 de agosto ya que en este momento solo estaba en el cargo, “está asumiendo su responsabilidad en horas muy duras dando un lección profesional y humanaEl diplomático tuvo la oportunidad de viajar de regreso a España el miércoles pasado, pero decidió quedarse en Afganistán para ayudar en las tareas de evacuación ante la toma del poder por los talibanes.

También se ha hablado de ello el diputado del PP José Ángel Alonso. Ha juzgado sus acciones como un ejemplo de “dignidad y sentido de estado”. El embajador de España en Kabul sigue esperando a que todos los nacionales y colaboradores puedan salir del país, tomando las medidas necesarias para hacerlo de la forma más segura y rápida posible.

En el aeropuerto de Kabul, con 17 agentes

Y es que Ferran y 17 agentes del Grupo de Operaciones Especiales (GEO) y la Unidad de Intervención Policial (UIP) fueron los encargados de crear ‘pasillos de seguridad’ dentro del anillo de seguridad del aeropuerto de Kabul hasta la evacuación de los colaboradores afganos que llegan. al aeródromo, apareciendo en las listas del gobierno para salir del país de Asia Central.