No se puede reactivar la orden del euro contra Carles Puigdemont hasta que la justicia europea resuelva el fallo prejudicial planteado por el Tribunal Supremo sobre las razones por las que se puede denegar una extradición. Así lo afirmó el Tribunal General de la UE en el auto de 30 de julio.

En ese orden, el TGUE retiró la inmunidad de Puigdemont, alegando que No estaba en riesgo de ser arrestado, porque España indicó que “la ejecución de las eurordenes” había sido “suspendida” hasta que se resolviera la sentencia prejudicial del magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, sobre los motivos del rechazo de una extradición. “Mientras el Tribunal de Justicia no se pronuncie sobre la cuestión prejudicial, no hay nada que considerar que las autoridades judiciales belgas o que las autoridades de otro Estado miembro puedan ejecutar las órdenes de detención europeas emitidos contra los diputados y entregarlos a las autoridades españolas“dice el coche.

Riesgo real de arresto

En ese mismo documento de 30 de julio, el TGUE dio a Puigdemont la posibilidad de solicitar nuevamente al Tribunal General de la Unión Europea medidas cautelares para obtener Devolver la inmunidad que fue retirada el 30 de julio.. “A pesar de la desestimación de la solicitud de medidas provisionales, los diputados mantienen la posibilidad de presentar una nueva solicitud si, con posterioridad a esta orden, el daño alegado fue suficientemente probable, en particular si fueron detenidos por una autoridad de ejecución de un Estado miembro”, recogido luego el TGUE.

Puigdemont fue detenido este jueves en el aeropuerto de L’Alguer por un orden emitida por la Corte Suprema y está detenido en Cerdeña, a la espera de ser llevado ante la justicia. La audiencia para validar la detención tendrá lugar esta mañana, mientras que para el el inicio del proceso de extradición habrá que esperar, explicado hoy a EFE el cónsul honorario en L’Alguer, el abogado Fabio Bruno.