Al menos 304 personas han perdido la vida en Haití como consecuencia del terremoto que sufrió este sábado el país caribeño, según un nuevo balance de Protección Civil, que ha registrado más de 1.800 heridos por el terremoto.

La mayoría de las víctimas mortales corresponden a Departamento sur, donde ya se han confirmado 160 muertes, seguido por el Departamento de Nippes, con 42, el de Grand’Anse, con 29, y 2 en el Departamento noroeste, ha informado la agencia en su cuenta de Twitter. Los hospitales continúan recibiendo lesiones por el terremoto, midiendo 7.2 en la escala de Richter.

“Las primeras intervenciones, que han sido realizadas tanto por rescatistas profesionales como por miembros de la población, han permitido sacar de entre los escombros a muchas personas”, dijo Protección Civil.

El poderoso terremoto, que ha causado siete réplicas de magnitud superior a 4 en las siguientes cuatro horas, tuvo lugar a las 08:29 (02:29, hora peninsular española), a unos 12 kilómetros de la localidad de Saint-Louis du Sud, y con un hipocentro de 10 kilómetros de profundidad, según el informe del Instituto Geológico de los Estados Estados ( USGS).

Este organismo ha emitido un alerta roja Ante la posibilidad de que el terremoto haya dejado una gran cantidad de víctimas, algo que las autoridades ya han comenzado a reconocer con las primeras imágenes que llegaron de los lugares afectados y que mostraban edificios destruidos.

La destrucción ha sido particularmente notable en el área de Les Cayes, donde se han derrumbado los hoteles de Le Manguier y Petit pas Hotel, según informa el diario ‘Le Nouvelliste’. Los medios locales también han informado sobre el colapso de los centros de salud en algunas áreas.

Hasta ahora, el primer ministro Ariel Henry ha ido a evaluar los daños. “Simplemente volé bajo sobre la ciudad de Cayes para ver la magnitud de los daños y así canalizar mejor la respuesta de emergencia”, dijo en su cuenta de Twitter.

Asimismo, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha informado que el Hospital de la Concepción ubicado en esta ciudad está “desbordado”. “Las madres esperan afuera con sus hijos heridos”, dijo en su cuenta de Twitter.

Haití, considerado el país más pobre del hemisferio occidental, aún vive con el impacto del catastrófico terremoto de 2010 que dejó unas 200.000 personas muertas. El país también ha experimentado un estado de agitación política desde el asesinato del presidente Jovenel Moise en julio.

Estado de urgencia

Henry ha ordenado movilizar plenamente “todos los recursos” del Gobierno haitiano para ayudar a las víctimas y ha pedido la cooperación de la población para salvar esta nueva tragedia. Para ello, ha anunciado que declarará el estado de emergencia.

“Extiendo mi más sentido pésame a los padres de las víctimas de este violento terremoto que provocó varias pérdidas de vidas humanas y materiales en varios departamentos geográficos del país”, dijo el mandatario.

Henry ha confirmado que la mayor parte del daño se ha concentrado en el suroeste del país, concretamente en los departamentos de Sur, Grand’Anse y Nippes.

“Quiero apelar al espíritu de solidaridad y compromiso de todos los haitianos, para unirnos ante esta dramática situación que vivimos actualmente. La unidad es fuerza”, dijo en una serie de mensajes publicados en su cuenta de Twitter.



Source link