Este sábado, el Rey Felipe VI visitó el dispositivo instalado en la base del área de Torrejón en Madrid para recibir ciudadanos afganos evacuados del país y el campamento donde se instalan los últimos que llegaron a España este viernes tras formar parte de los últimos vuelos que pudieron participar en las labores de evacuación en el aeropuerto de Kabul.

A su llegada a la base aérea de Torrejón, el Rey ha presidido la reunión del grupo de trabajo interministerial sobre Afganistán para conocer las últimas noticias de la operación, luego de que este viernes concluyera la misión de evacuación del aeropuerto de Kabul.

En él, Felipe VI ha pedido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que le transmita el “reconocimiento” a todas las personas que han participado en el dispositivo acogida de refugiados afganos “por su voluntad y capacidad profesional”, según fuentes de la Casa Real.

Tras la reunión de media hora, Felipe VI y Sánchez, acompañados de siete ministros, tuvieron la oportunidad de recorrer el dispositivo que este mes ha brindado la primera atención a los ciudadanos afganos que han ido llegando a la base de Torrejón.

El Rey ha sido recibido primero por el Jefe de Estado Mayor de la Defensa, El almirante Teodoro López Calderón, y luego tuvo la oportunidad de saludar al embajador de España en Kabul, Gabriel Ferrán, y a su ‘número dos’, Paula Sánchez, que también aterrizó este viernes en Madrid en el último vuelo que salió de Afganistán.

Según fuentes de la Casa Real consultadas por Europa Press, esta conversación ha abordado la situación en Afganistán y algunas regiones concretas, que el monarca conoció tras la misión de 20 años de las Fuerzas Armadas en el país asiático. Después, La delegación ha seguido el mismo camino que han seguido los afganos durante días cuando llegaron a España y han tenido la oportunidad de charlar con las personas que los han recibido.

El primer mostrador instalado en un hangar de la Fuerza Aérea es el de Salud Extranjera, donde se brindó la primera atención médica a los recién llegados, se les tomó la temperatura y se les realizó una prueba de PCR antes de ser atendidos por personal de Emergencia Consular para su identificación.

Próximo, los refugiados fueron atendidos por los servicios de Cruz Roja, especialmente niños y familias, y por miembros del Ministerio de Inclusión, Servicios Sociales y Migración. Son miembros del Ministerio de Defensa quienes coordinan todo el dispositivo y miembros de la Policía Nacional, apoyados por la Guardia Civil, realizan su identificación definitiva e inician los trámites para la concesión del permiso temporal de estancia en España.

Esta visita concluyó con una foto de familia, que culminó con el aplauso del Rey, el Jefe del Ejecutivo y todos los ministros para el personal que participó en esta instalación de acogida.

Los afganos se trasladaron luego al campamento instalado en la misma base en Torrejón, donde pasan sus primeras horas en España. También han viajado Felipe VI y los miembros del Gobierno, aunque sin imágenes. Al cierre de este viernes había unos 600 ciudadanos alojados en el campamento, aunque se prevé que al final de este sábado solo queden unos 200, según fuentes del Palacio de la Moncloa.

Últimos pasajeros

Los últimos en llegar lo hicieron este viernes en un vuelo procedente de Dubái junto a militares y policías que han participado en la operación de evacuación y el embajador de España en Kabul y su ‘número dos’.

Un total de 2.206 ciudadanos de Afganistán han pasado por este dispositivo organizado en la base de Torrejón, según ha detallado este viernes Sánchez en su comparecencia en el Palacio de la Moncloa. De ellos, alrededor de 1.900 han sido evacuados de Kabul por España y el resto han llegado trasladados por el servicio exterior europeo.

El mandatario también garantizó que España “no va a ignorar” a los ciudadanos que no han podido salir de Afganistán y prometió buscar formas de ayudarles a salir del país, aunque sin precisar cuál puede ser la solución.