El rey de Marruecos, Mohamed VI, afirmó que trabaja con “tranquilidad y responsabilidad” para llegar a un entendimiento con España e “inaugurar una etapa inédita en las relaciones entre los dos países”, con el objetivo de salir de la abierta crisis diplomática entre ambos.

En el discurso que pronuncia anualmente con motivo de la Revolución del Rey y del Pueblo -que conmemora el exilio de su abuelo Mohamed V y la lucha por la independencia-, el monarca se refirió por primera vez a la crisis con España, señalando que su país está “comprometido con la construcción de relaciones sólidas, constructivas y equilibradas, especialmente con los países vecinos”.

Las relaciones entre los dos países, dijo, “han atravesado recientemente una crisis sin precedentes que ha sacudido fuertemente la confianza mutua y ha planteado varias preguntas sobre su futuro”.

Según Mohamed VI, Marruecos ha trabajado con España con “la mayor tranquilidad, total claridad y espíritu de responsabilidad ”y apuesta por“ fortalecer los cimientos clásicos que subyacen a estas relaciones, a través de un entendimiento conjunto de los intereses de los dos países vecinos. “

“Sincero optimismo”

Él, agregó, ha seguido “personal y directamente la proceso de dialogo así como el desarrollo de las conversaciones “, que han tenido el objetivo” no solo de encontrar una salida a esta crisis, sino también de aprovechar la oportunidad para redefinir las bases y parámetros que rigen estas relaciones. “

“Con sincero optimismo, expresamos el deseo de seguir trabajando con el Gobierno español y su presidente, Pedro Sánchez, con el fin de inaugurar una etapa sin precedentes en las relaciones entre nuestros dos países”, dijo.

Y agregó que “a partir de ahora, estas (relaciones) deben basarse en la confianza, la transparencia, la consideración mutua y el respeto a los compromisos”.