El precio medio diario de la electricidad en el mercado mayorista. caerá este sábado un 5,97%, recortando así con la serie de tres subidas consecutivas y relajante a 110,14 euros el megavatio hora (MWh).

De esta forma, el precio de la electricidad en la piscina eléctrica quita algo de los discos con los que coqueteó este viernes, con un precio medio por día de 117,14 euros / MWh -la segunda más alta de la serie histórica-.

Esta Ligera caída se debe a que los fines de semana los precios de la electricidad siempre son más baratos, debido a la menor demanda, ya que el precio será especialmente alto para un sábado, con solo los 114,63 euros / MWh de la semana pasada por encima para este día de la semana.

Los ‘Piscina eléctrica ‘registrará para este sábado un mínimo de 91,2 euros / MWh -entre las 17:00 y las 18:00 horas-, mientras que el horario máximo será entre las 22:00 y las 23:00 horas, con 123 euros / MWh, según datos de OMIE recogidos por Europa Press.

Entonces, a pesar de esta caída para el sábado, el precio se mantiene en niveles especialmente altos. Respecto a hace un año, el nivel medio de mañana multiplica por un poco más de tres los más de 32 euros / MWh que se registraron en 2020 a estas horas.

Un registro tras otro

En lo que va de agosto, el ‘pool’ ha batido todos los récords vistos hasta ahora, apuntando, cuando ya ha superado su ecuador, a un precio medio del mes por encima de los 100 euros / MWh. Los primeros cinco días de la semana pasada marcaron una cifra máxima tras otra, con ese nivel histórico, hasta ahora, el viernes 13 de agosto, de un precio medio diario de 117,29 euros / MWh.

La espiral ascendente de la semana pasada llevó al debate político a centrarse en cómo bajar el precio de la electricidad. De hecho, el Gobierno abrió la puerta a la creación de una empresa pública de energía, como lo ha pedido desde hace tiempo su socio en el Ejecutivo, Unidos Podemos.

Este contexto de incrementos del pool eléctrico viene marcado por el incremento de los precios de los derechos de CO2 y gas, al que se suma el incremento de la demanda por la ola de calor.

En concreto, los derechos de emisión de CO2 se han encarecido hasta superar los 55 euros por tonelada en lo que va de agosto, cuando a principios de año se cotizaban en torno a los 33 euros. Mientras tanto, el precio del gas natural ronda los 42 euros el MWh, según datos de Mibgas.

El precio de la energía tiene un peso cercano en la factura de alrededor del 24%, mientras que en torno al 50-55% corresponde a los peajes -el coste de las redes de transmisión y distribución- y los cobros -los costes asociados al desarrollo de renovables, a los extrapeninsulares y los anualidades con déficit de tasas – y el resto, a impuestos.

Las fluctuaciones en el precio diario afectan a los consumidores cubiertos por la tarifa regulada (PVPC), algo más de 10 millones, mientras que los del mercado libre están exentos -unos 17 millones-, ya que tienen un precio pactado con su empresa.

Según comentaron expertos del sector a Europa Press, el 88% del consumo eléctrico en España no está expuesto a la volatilidad del precio del mercado ‘spot’, ya que tienen contratos con precios fijos, quedando así expuestos a clientes bajo el PVPC.

El 24 de junio, el Gobierno aprobó con carácter de urgencia un Real Decreto-ley para reducir los impuestos aplicados al suministro de energía eléctrica y, con ello, la factura de la luz de los hogares, los autónomos, las pymes y todas las empresas, que suponen la reducción del IVA sobre la electricidad del 21% al 10% hasta finales de este año y la suspensión del impuesto del 7% a la generación eléctrica durante tres meses.

En el caso concreto del IVA, se aplica una reducción del 10% hasta final de año para todos los consumidores con potencia contratada hasta 10 kilovatios (kW), siempre que el precio medio mensual del mercado eléctrico mayorista sea superior a 45 euros el MWh. .

Respecto a la suspensión del 7% del impuesto al valor de la producción eléctrica, que ya en 2018 se decidió suspender temporalmente por seis meses para contener otra ola alcista en el precio de la electricidad, estará vigente durante el tercer trimestre de este año. .

Agosto, la “factura más cara de la historia”

De hecho, la factura de la luz de un usuario medio en agosto será “la más cara de la historia”, con un incremento en lo que va de mes del 43,7% respecto al mismo período del año pasado, según datos de Facua-Consumidores en Acción.

Según estimaciones de la asociación de consumidores sobre la evolución de la tarifa semirregulada (PVPC), los primeros 15 días de agosto reflejan una factura mensual para el usuario de 91,62 euros, con esa subida de casi el 44% frente a los 63,77 euros en agosto del año pasado, a pesar de la rebaja del IVA del 21% al 10% aprobada por el Gobierno para las facturas emitidas desde el 26 de junio hasta fin de año.

Hasta la fecha, las cinco recaudaciones más elevadas han sido los 88,66 euros del primer trimestre de 2012 (con IVA al 18%), los 87,81 euros de enero de 2017, los 85,34 de julio de 2021, los 83,55 euros de septiembre de 2018 y los 82,13 euros de mayo 2021 -en todos los casos con IVA al 21% -, según datos de la asociación.

Con las tarifas aplicadas del 1 al 15 de agosto, el usuario medio pagará 27,85 euros más que en agosto de 2020, cuando la factura se situó en 63,77 euros. La rebaja del IVA al 10% hasta diciembre mientras el precio medio por megavatio hora está por encima de los 45 euros amortigua la subida en 9,16 euros. Si aún se aplicara el 21%, el recibo habría alcanzado los 100,78 euros.