El Papa Francisco abordó este miércoles, en una entrevista con Cadena Cope, el desafío independentista en Cataluña tras ser preguntado por Carlos Herrera. El Sumo Pontífice, que ya había sido crítico en ocasiones anteriores, ha remarcado que el camino a seguir es el “diálogo”, la “reconciliación” y “huir de las ideologías que impiden y destruyen cualquier proceso de reconciliación”.

“Son los españoles los que deben juzgar, pero la clave en este momento en cualquier país con este problema es si se han reconciliado con su propia historia. No sé si España está totalmente reconciliada con su historia del siglo pasado.“, profundizó antes de señalar que el desafío soberano, que comparó con el de Kosovo,” son hechos históricos que se caracterizan por una serie de peculiaridades. “

. “El Gobierno, sea cual sea el signo, tiene que hacerse cargo de la reconciliación y ver cómo hacen la historia como hermanos y no como enemigos, o al menos no con ese inconsciente deshonesto que me hace juzgar a otro como enemigo”, dijo. sobresaliente

Citando a la excanciller alemana Angela Merkel, aunque la cita fue en realidad enunciada por el presidente ruso Vladimir Putin, el Papa Francisco también ha entrado en el fondo de la crisis en Afganistán tras la retirada definitiva de las tropas estadounidenses y europeas una vez que los talibanes hayan tomado el poder en el país. . “Es necesario acabar con la política irresponsable de intervenir desde afuera e imponer la democracia a los pueblos”, dijo el Pontífice, rescatando las palabras del líder alemán en una reciente visita a Moscú.

“Fue lapidario, me sentí muy identificado”, dijo Francisco I, que ha abierto la temporada de Herrera en Cope con una entrevista grabada en Roma durante poco más de una hora, antes de pedir “más oración, penitencia y ayuno” para afrontar un conflicto “muy especial” en “un mundo de guerras”. Por eso el máximo líder de la Iglesia ha señalado que el Vaticano está “moviendo los hilos diplomáticos” garantizar el desplazamiento de ciudadanos afganos hacia Europa ante “el engaño de los nuevos líderes” del país y “la ingenuidad” de los líderes mundiales.

Una Europa que, como ha reivindicado tanto para el conflicto afgano como para el resto de crisis migratorias, debe centrarse en cuatro claves: “acoger, proteger, promover e integrar”. “Los países deben asegurar que el migrante esté integrado, promoverlos y protegerlos”, señaló en su primera entrevista luego de ser operado por un problema en el colón en julio pasado.

Para acoger a estas personas, Francisco I ha indicado que países como Italia o España tienen “muchos pueblos vacíos” por lo que los estados europeos deben “ver cuántas personas pueden aceptar y en qué número” para liberarlas de los “diablos educados”. que, como ha señalado, son “los más peligrosos”.

Aparte de la crisis política y social afgana, el Sumo Pontífice también ha abordado durante más de una hora sus problemas de salud, los cambios que debe afrontar la Iglesia, las relaciones del Vaticano con China o la reciente ley de eutanasia aprobada en España. Sobre este último asunto, Francisco I ha advertido que La sociedad actual vive en “una cultura del descarte” en la que ha enmarcado tanto la eutanasia como el aborto.

“Lo que no sirve se descarta, los ancianos y los más terminales son material desechable y molesto. Los niños no amados también y se envían al remitente antes de que nazcan”, ha influido y ha añadido que “cualquier manual de hembriología dice que a la tercera semana de la concepción, antes de que la madre se dé cuenta, se perfilan todos los órganos y el ADN, es una vida humana “.

Respecto al acuerdo que el Vaticano ha firmado con China para el nombramiento de obispos en el país asiático, criticado por una parte de la Iglesia, el Papa ha detallado que “Siempre debes seguir los pasos del diálogo poco a poco, hablar siempre o estar dispuesto a hablar aunque a veces te engañen “.

Francisco I también ha contado sus problemas de salud, su reciente operación y una posible renuncia al cargo. “Siempre que hay una enfermedad hay brisa o huracán del cónclave. (…) No sé dónde se han interpretado mis palabras sobre una renuncia”, dijo el Pontífice quien indicó que un enfermo fue el que salvó. su vida. recomendar la cirugía “cuando había otras opiniones”.

Finalmente, el máximo representante de la Iglesia también ha abordado algunos problemas de la Iglesia como el proceso judicial por corrupción del cardenal Becciu, la modificación de algunos aspectos en la carrera al sacerdocio o la vía sinodal de la Iglesia alemana.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más