Clientes en la terraza de un hotel en Marbella (Málaga), la semana pasada.
Clientes en la terraza de un hotel en Marbella (Málaga), la semana pasada.García-Santos / El País

Los precios avanzaron en julio por quinto mes consecutivo en España. El Índice de precios al consumidor (IPC) interanual (en comparación con julio de 2020) se situó en el 2,9%, la cifra más alta desde febrero de 2017, confirmando las previsiones avanzadas del propio Instituto Nacional de Estadística (INE). El incremento en el costo de hoteles y alojamiento fue el componente que tuvo el mayor peso en el avance del indicador, como indicó este viernes el INE, aunque en el desglose por grupos aparece la vivienda -donde se computa el costo de la electricidad-. como el que tiene un monto superior al de hace un año. Según datos del panel, los productos energéticos son un 20,7% más caros que hace 12 meses. Pero también destaca la subida del IPC subyacente, que no tiene en cuenta el gasto en energía o alimentos frescos, que encarecieron un 0,6% interanual, frente al 0,2% registrado en los meses de mayo y junio. .

El buen comportamiento del turismo frente al colapso del verano pasado provocó un aumento del 1,1% en el precio de los hoteles, cafeterías y restaurantes en julio, siendo este el grupo que más ha afectado la subida de la tasa del IPC. También afectó el índice creciente de precios en alimentos y bebidas (1,7% más caro que en julio de 2020). Por otro lado, la vivienda, a pesar de ser un 9,4% más cara que hace un año, incidió negativamente en el indicador porque es el grupo donde se incluye el consumo de luz y electricidad. la reducción del IVA lo hizo más barato en comparación con junio, mientras que en 2020 sucedió lo contrario.

La excepcional situación del verano pasado provocó fuertes subidas de precios en muchos sectores debido a la reactivación económica de los últimos meses. Además de la vivienda, el transporte es un 8,5% más caro que en julio de 2020 y los bienes industriales han subido un 6,7%. Entre los grupos especiales (categorías que desglosa el INE para conocer su evolución específica), destacan los productos energéticos, un 20,7% más caros que hace 12 meses en un mes en que la luz alcanzó niveles récordy combustibles, que hasta un 17,9% interanual debido al aumento global de los precios del petróleo.

Por su parte, la evolución mensual del IPC se situó en el -0,8%, siendo julio el primer mes desde febrero que registró un descenso mensual de los precios. De lejos, el grupo que más impacto ha tenido en esta caída fue el de la confección, cuyo precio cayó un 12,4% respecto a junio. La vivienda también resultó algo más barata, un 0,8%, debido a la mencionada reducción del IVA en la factura de la luz. Los combustibles, sin embargo, siguieron encareciendo un 2,5% en comparación con junio.



Source link