Dos de los sectores más afectados por la pandemia, como hospitalidad y Turismo no serán precisamente los que Fondos europeos recibir. De hecho, el Banco de EspañaBdE) reconoce que el Gobierno los ha relegado a un “segundo plano” en la distribución, detrás de otras industrias que más se beneficiaron, como la automotriz, la energía, la construcción o las telecomunicaciones.

En 2022, el Ejecutivo planea gastar 27.633 millones de euros del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), a la que están asociados los fondos Próxima generación. Esto representa un incremento del 3,8% respecto a la inversión prevista en los Presupuestos 2021 (26.634 millones).

En el boletín económico denominado ‘El semestre europeo 2021 y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia’, el organismo que preside Pablo Hernández de Cos afirma que “los sectores más beneficiados para las inversiones planificadas “en ese plan” son los el sector del automóvil, la construcción, las telecomunicaciones, la información y las comunicaciones y el sector energético, especialmente el vinculado a las energías renovables “.

A continuación, el Banco de España añade que “en el fondo, otras ramas que El sector agroalimentario, la hostelería y algunos servicios de transporte vinculados al turismo también podrían beneficiarse.Precisamente, algunos sectores en los que este organismo había puesto el foco en otros artículos recientes, ya que iba más rezagado en la recuperación de la crisis sanitaria.

La hostelería, entre los sectores “más débiles”

En el Informe de Estabilidad Financiera de Otoño (IEF), publicado el 4 de noviembre, el Banco de España advierte de la “débil situación financiera de determinados segmentos de empresas y hogares”, destacando el hostelería. En este informe, el supervisor bancario reconoce que “la mayoría de los sectores empresariales han recuperado sus niveles de facturación previos a la crisis a finales del primer semestre de 2021”.

Sin embargo, “la recuperación aún es incompleta en los sectores más afectados (hostelería, transporte, fabricación de automóviles) que han acumulado los mayores incrementos en la deuda bancaria, y también en el mal crédito. Estos sectores también concentran los mayores deterioros latentes en la cartera de préstamos bancarios ”, dice.

En este sentido, advierte que si bien “por el momento parecen haberse evitado escenarios de incrementos significativos en las quiebras empresariales, No se debe olvidar que el apoyo de medidas extraordinarias sigue siendo muy importante.“.

Con respecto a hogares más vinculados al empleo en estos sectores tan afectado por la pandemia, destaca que “se han beneficiado menos de la recuperación y son más vulnerablesPor lo tanto, “una recuperación de la actividad más lenta de lo esperado o mayores costos de financiamiento podrían generar incrementos significativos en la cartera vencida en estos segmentos más vulnerables de hogares y negocios”.

Menos fondos y más tarde

Como se indica en la PGE 2022, las áreas de comercio, turismo y pymes solo Suponen el 7% de los fondos europeos que se distribuirán el próximo año, un total de 1.970 millones. Esta cifra es modesta si se compara con otros rubros como Industria y Energía, con el 20% del presupuesto (5.477 millones). Sin embargo, esto es un 53% más que el gasto presupuestado en 2021 con cargo al Próxima generación por este mismo concepto (1.289 millones).

En cualquier caso, el Banco de España y otras organizaciones como AIReF ya han advertido de los retrasos que se están produciendo en el uso de los Próxima generación, y el impacto que esto tendrá en el crecimiento económico del país este año. Las proyecciones del BdE se centran en que este año habrá proyectos vinculados a estos fondos por poco más de 11.000 millones, frente a los casi 27.000 millones presupuestados.

El propio Ministerio de Hacienda reconoce que por el momento solo tiene “obligaciones reconocidas” por aproximadamente el 35% de esos fondos. Es decir, solo ha hecho uso de un tercio del total (unos 9.300 millones). En cualquier caso, estos fondos no se pierden, simplemente se mueven. Por este motivo, el BdE espera la ejecución de fondos europeos se disparará el próximo año para triplicar la cifra de 2021.