El Consejo de Ministros aprobó este martes la Documento de Reglamento Aeroportuario para el período 2022-2026 (DORA II), lo que supone una inversión de 2.250 millones de euros en el periodo, a una media anual de 450 millones.

Esto ha sido informado por el portavoz de Gobierno y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde señaló que esta inversión “nos permitirá dar respuesta a las necesidades” creadas tras la consecuencias de pandemia en el transporte aéreo.

Rodríguez agregó que la DORA II es la “instrumento imprescindible para garantizar la accesibilidad e idoneidad de la red aeroportuaria” en el período de vigencia y la herramienta que “vertebra” la actividad regulada por Aena en términos de capacidad, calidad, inversión y rentabilidad, así como las tasas aeroportuarias para los próximos cinco años.

El portavoz del Gobierno ha destacado que este marco normativo proporcionará “estabilidad para las aerolíneas y también para los usuarios” de las infraestructuras aeroportuarias de Aena.

Tambien como “objetivos” de la columna vertebral del documento, Rodríguez ha destacado la “recuperación del tráfico y la gestión eficiente de la red”, la “sostenibilidad ambiental” y la “innovación como elemento esencial para la eficiencia de la calidad de los servicios”.

A través de DORA 2022-2026, el Ejecutivo establece un congelamiento en la trayectoria tarifaria de Aena para los próximos 5 años, que coloca tarifas “entre los más competitivos”, y contribuirá a “atraer nuevas empresas” ya la recuperación del sector del transporte aéreo.

Por otro lado, el compromiso con la sostenibilidad ambiental se medirá con la incorporación de seis nuevos indicadores ambientales que completará los estándares de calidad de servicio DORA 2022-2026.

En cuanto a inversiones y con el fin de promover la sostenibilidad en la red de Aena, se llevará a cabo el Plan Fotovoltaico, que permitirá a Aena la autogeneración de todos tus Energía eléctrico en 2026.

DORA establece una marco “predecible y confiable” lo que garantiza la competitividad y estabilidad del modelo aeroportuario para los próximos años, “asegurando la prestación de servicios aeroportuarios de calidad en la red de Aena”, equilibrando las necesidades de desarrollo del gestor con tarifas aeroportuarias competitivas que facilitarán la recuperación del sector del transporte aéreo.

Fin del proceso de diálogo

La aprobación del documento pone fin al proceso de diálogo y concertación desarrollado a través de la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), que se inició con la propuesta inicial de Aena, sobre la que se ha pronunciado la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). , la Dirección General de Política Económica del Ministerio de Economía y Transformación Digital y la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), y que también se presentó a los Comités de Coordinación Aeroportuaria.