Los sindicatos reclaman una alternativa para los miles de jóvenes que se quedarán sin posibilidad de estudiar en septiembre