los Primera Ministra de Suecia Magdalena Andersson, ha dimitido este miércoles, horas después de ser nombrado, después de que se haya resuelto la votación del presupuesto con la propuesta de la oposición conservadora. En un comunicado, el Parlamento sueco ha detallado que el portavoz ha aceptado la solicitud de renuncia de Andersson y ha aclarado que la Presidencia del Parlamento “ahora se pondrá en contacto con los líderes del partido para discutir la situación”.

El ‘sí’ de los compañeros del Partido Socialdemócrata de Andersson y del Partido Verde le ha permitido añadir 174 votos a favor para ser designado, los mismos que ha logrado sumar la oposición conservadora. El sistema parlamentario sueco establece que basta con que no haya más votos en contra que a favor, por lo que Andersson finalmente se ha proclamado entre aplausos y visiblemente emocionado.

No tuve los votos necesarios

Sin embargo, tras la votación del presupuesto, el Partido Verde se ha retirado de la coalición gubernamental que apoyaba a Andersson. El ‘no’ del Partido del Centro al proyecto presupuestario de la coalición gobernante ha dejado a Andersson sin los votos necesarios para llevar a cabo las cuentas públicas. Por otro lado, el proyecto presentado por la oposición conservadora, que Andersson estaría obligado a implementar, ha salido adelante.

El viceprimer ministro de Suecia, del Partido Verde, Per Bolund, ha indicado que “entiende plenamente” que puede parecer “complicado” que la formación haya apoyado a Andersson por la mañana y por la tarde “haya cambiado de opinión”, pero ha tenido un impacto en el que la decisión “depende del voto de los presupuestos”.

“Este es un momento tormentoso”, lamentó Bolund, según el diario ‘Aftonbladet’. “Estamos sorprendidos e indignados por la actuación del Partido de Centro”, prosiguió, antes de señalar que “los juegos políticos” de los últimos tiempos han “culminado” durante la jornada. “Para nosotros, la política no es solo un juego”, agregó.