Actualizado

Paul Rusesabagina, de 67 años, que salvó a más de mil personas durante el genocidio, ha sido condenado por apoyar al Frente de Liberación Nacional, grupo rebelde acusado de llevar a cabo atentados en el país africano.

Paul Rusesabagina, durante el juicio, en Kigali (Ruanda).
Paul Rusesabagina, durante el juicio, en Kigali (Ruanda).Muhizi OlivierAP
  • El retrato Hotel Rwanda: un héroe vestido de ‘rosa genocida’
  • El retrato Paul Kagame, el hombre con corazón de hierro en África

Paul Rusesabagina, cuya historia inspiró la película “Hotel Rwanda” y que se convirtió en un feroz crítico del régimen del presidente Paul Kagame, fue declarado culpable el lunes de “terrorismo”, al término de un juicio que ha sido calificado de “político” por sus partidarios.

“Fundó una organización terrorista y contribuyó económicamente a las actividades terroristas”, declaró la jueza Beatrice Mukamurenzi sobre el caso Rusesabagina por su presunto apoyo al Frente de Liberación Nacional (FLN), un grupo rebelde acusado de llevar a cabo atentados mortales en 2018 y 2019 en el País africano. El tribunal aún tiene que anunciar la condenación que le corresponde.

Habían pedido cadena perpetua contra Rusesabagina, de 67 años, que se hizo famoso por la película “Hotel Rwanda”, estrenada en 2004, en la que relata cómo este moderado hutu salvó a más de mil personas durante el genocidio de 1994 que dejó 800.000 muertos, principalmente tutsis.

Después de ser detenido en condiciones controvertidas en Kigali en agosto de 2020, este virulento oponente de Kagame fue juzgado, junto con otros 20, de febrero a julio por nueve cargos, incluido el de terrorismo.

Rusesabagina participó en la fundación en 2017 del Movimiento Ruanda para el Cambio Diplomático (MRCD), del cual el FLN es considerado el brazo armado, pero siempre ha negado cualquier participación en estos ataques.

Ni el imputado, que puede apelar, ni sus abogados estuvieron presentes cuando se leyó el veredicto. Boicotearon las audiencias desde marzo, denunciando un proceso “político” hecho posible por su secuestro organizado por las autoridades ruandesas, así como el trato humillante durante su detención.

Su familia y simpatizantes siempre han denunciado este juicio como “un espectáculo organizado por el gobierno de Ruanda para silenciar a un crítico y enfriar cualquier disidencia futura”.

“Secuestro”

Estados Unidos, que concedió a Rusesabagina la Medalla Presidencial de la Libertad en 2005, el Parlamento Europeo y Bélgica han expresado su preocupación por la legitimidad de la sentencia.

En una entrevista a principios de septiembre, el presidente ruandés respondió a las críticas asegurando que Rusesabagina “será juzgada de la manera más justa posible”.

Este proceso “no tiene nada que ver con la película o su estatus de celebridad”, sino “se trata de las vidas de los ruandeses perdidos por sus acciones y por las organizaciones a las que pertenecen o lideran”, enfatizó Kagame.

Rusesabgina, un ferviente oponente de Kagame durante 20 años, acusa al presidente Ruands de autoritario y promover el sentimiento anti-hutu.

Desde 1996 vive exiliado en Estados Unidos y en Bélgica, donde obtuvo la nacionalidad de este país europeo, antes de ser detenido en Kigali en 2020 cuando viajaba a Burundi en avión.

El gobierno de Ruanda admitió haber “facilitado el viaje” a Kigali, pero afirmó que el arresto fue “legal” y que “sus derechos nunca fueron violados”.

En el juicio, que duró cinco meses, han visto testimonios contradictorios sobre su papel.

Un portavoz del FLN afirmó que Rusesabgina “no había dado órdenes a los combatientes” de este grupo rebelde. Otro acusado afirmó que provenían del ex gerente del hotel.

Su notoriedad en Hollywood despertó críticas. Algunos supervivientes del hotel Mille Collines le reprochan en particular que aprovecha tu desgracia e incluso ha destacado su papel en el rescate de más de mil personas.

También había utilizado su fama para dar resonancia mundial a sus posiciones cada vez más virulentas contra Kagame, provocando ataques por parte de partidarios del régimen.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más