El presidente de Òmnium Cultural, el indultado Jordi Cuixart, cumple los 20S cuatro años después de aquella jornada, que finalizó con el cerco independentista del Departamento de Economía durante el operativo de la Guardia Civil para los preparativos del referéndum. Algunos miembros de la Generalitat han secundado su mensaje. “Orgullo, autoestima y dignidad colectiva #HoTornaremAFer”, ha publicado Cuixart en Twitter junto a una fotografía de la manifestación, en la que acabó encima de un coche de la Guardia Civil con el entonces líder de la ANC, Jordi Sànchez, ponente en la mano para, según ellos, pedir a los concentrados que abandonen el lugar. La justicia no lo entendió así, que los condenó a nueve años de prisión por sedición. El tuit de Jordi Cuixart sobre Aragonès 20S: “Tranquilo, pero firme” Cuixart, sin embargo, no ha sido el único actor político que se ha referido a ese día. También desde el Gobierno, el presidente, Pere Aragonès, ha escrito que la “respuesta ciudadana” fue “pacífica, pero firme”, y dio paso a una “represión cruda e injusta que continúa”. “Amnistía y autodeterminación”, sentencia, dos propuestas que se han trasladado a la llamada mesa de diálogo, aunque el Gobierno no las contempla. Otro miembro del Consejo Ejecutivo, la consellera de Acción por el Clima, Alimentación y Agenda Rural, Teresa Jordà, también ha recordado en Twitter los años 20: “Cuarto aniversario de una jornada que durará años”. El Estado creía que con las detenciones y los registros se pararía el 1 de octubre, pero la determinación de la Generalitat de Catalunya y la fuerza del pueblo hicieron inevitable el referéndum ”, agregó. Junqueras:“ La represión no cesa. Por su parte, el presidente de ERC, el indultado Oriol Junqueras (condenado a 13 años de prisión e inhabilitación por el procés), recordó que es su primer 20 de septiembre en libertad: “La represión, sin embargo, no cesa. Seguiremos defendiendo la amnistía, la autodeterminación y la independencia de Cataluña. Asimismo, la ANC escribe que “ni las detenciones ni las provocaciones de la policía española pudieron frenar la determinación noviolenta del pueblo”, al tiempo que acusó al “Estado” de mentir, pero ni siquiera así pudo detener el referéndum. Òmnium, por su En parte, habla de “una demanda sin violencia en defensa de la democracia y la libertad” a pesar de las “manipulaciones de los poderes del Estado”. ”