La vuelta a la oficina se ha consolidado durante el tercer trimestre del año, con solo un 8% de los ocupados teletrabajando habitualmente (más de la mitad de las jornadas). Son 1,4 puntos menos que en el trimestre anterior, según datos publicados este miércoles por el Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad, dependiente de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial. Este es el nivel más bajo de teletrabajo desde el inicio de los confinamientos en marzo de 2020, cuando el porcentaje alcanzó el 16,2%.

Una de las frases más repetidas de la pandemia fue que el teletrabajo había llegado para quedarse, pero las estadísticas muestran que, una vez controlados los contagios, las empresas están priorizando volver a la oficina. El porcentaje de trabajadores remotos viene descendiendo desde principios de este año, según estos datos, elaborados a partir de las estadísticas del INE. Han pasado del 11,2% en el primer trimestre, al 9,4% en el segundo y al 8% en el tercero. Aun así, sigue siendo el doble de lo registrado antes de la pandemia (4,8% en diciembre de 2019).

El teletrabajo, que está más extendido entre las mujeres (8,3%, superior al 7,7% en los hombres), es más común en las grandes empresas y en sectores relacionados con la tecnología o que no requieren actividades presenciales. En cuanto a la edad, los grupos que más teletrabajan son los de 25 a 34 años (8,4%), seguidos de los de 35 a 44 años (8,3%). Y los menos: los mayores, los de 55 o más años (7,7%) y los más jóvenes, que tienen entre 16 y 24 años (3,9%).

En cuanto al lugar de residencia de quienes teletrabajan, destaca Madrid, donde el 16,6% de los ocupados trabaja desde casa de forma habitual, porcentaje que duplica la media nacional. Le siguen Cataluña (9,9%), Asturias (8%), Baleares (6,4%), Comunidad Valenciana (6,3%) y Galicia (6,3%). Durante el primer trimestre de 2021, el 50,6% de las empresas españolas activaron el teletrabajo para sus empleados. Este porcentaje varía considerablemente según el tamaño de las empresas: 85,5% en empresas de 250 o más empleados; 72% en aquellos con entre 50 y 249 empleados; y 46% en los de 10 y 49 empleados.

La ley que regula el teletrabajo desde septiembre de 2020 es una de las causas, según los expertos, de que esta modalidad de trabajo no haya despegado de la forma esperada. Esta regulación, que requiere un tiempo mínimo para trabajar en casa y puede suponer un coste adicional para la empresa, reduce la flexibilidad para las empresas e impone cargas que no todas las firmas están dispuestas a asumir. España también era un país en el que antes de la pandemia había poco teletrabajo en comparación con otros países: el 4,8% de los ocupados se quedaba en casa más de la mitad de los días, muy por debajo de países como Holanda (14%), Finlandia (13,3%) y Luxemburgo (11%).

Queda por ver qué pasará con los funcionarios. El Ministerio de Hacienda y Función Pública elabora el decreto ley que regulará el teletrabajo y que, si se cumplen las líneas establecidas la primavera pasada, será hasta tres días de trabajo fuera de la oficina, siempre que la función del empleado lo permita. .