Ada Colau mantiene su rechazo a la ampliación del aeropuerto de El Prat, esta vez redoblando su desafío frente a Aena. El alcalde de Barcelona ha afirmado este jueves que, si el director del aeropuerto Me gustaría recuperar el proyecto – “aparcado” por el Gobierno por desavenencias internas en la Generalitat -, “estaría bien hacerlo una “consulta ciudadana con una discusión “con rigor y datos”.

En una entrevista con el programa El Cafè de les Idees de La2, Colau ha dado por sentado que la oposición a la ampliación del aeropuerto es “muy mayoritaria” entre la ciudadanía. En su opinión, el plan Aena está “una broma” porque, además de la destrucción del espacio natural de La Ricarda, supondría aumentar las emisiones contaminantes en un 80% en Barcelona, ​​justo cuando las administraciones exigen a la ciudadanía esfuerzos para reducirlos, como las restricciones al uso del vehículo privado.

Acusar a Aena de mentir

“Me repugna”, ha asegurado Colau, recordando que Aena “en teoría está al mando de las administraciones”, por lo que a su juicio sería necesario “corregir” su actuación.

La alcaldesa de Barcelona también acusa a la gestora del aeropuerto de mentir cuando afirmó que la ampliación de El Prat supondrá miles de puestos de trabajo y la creación de un hub con interconexiones internacionales, “cuando no contaban con el compromiso de una aerolínea”.

“Cambio de modelo económico”

Además, ha criticado al presidente y consejero delegado de Aena, Maurici Lucena, por presentar la extensión “como ultimátum” y “de los medios”.

El alcalde ha señalado la responsabilidad de los gobernantes de esta década de hacer “un cambio radical en el modelo de producción económica, para reducir emisiones con fuerza. “Y ha asegurado invertir en proyectos de nueva economia y no en operaciones de promoción inmobiliaria.

Varapalo del Supremo a tus consultas

Colau también se muestra escéptico sobre la posibilidad de una futura candidatura de Barcelona para los Juegos Olímpicos de Invierno. Según él, ni el Gobierno ni la Generalitat le han preguntado “nada” al respecto, y solo ha visto un “pim, pam, pum” de declaraciones en la prensa.

En este sentido -como ahora con Aena- hay que recordar que el alcalde ya exigió en agosto realizar una consulta sobre la hipotética candidatura para los Juegos de Invierno 2030. Ello, a pesar del revés judicial que el Ayuntamiento de Barcelona aceptó el pasado mes de marzo, cuando el Tribunal Supremo desestimó su recurso de casación contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que declaró nula la normativa que amparaba las consultas ciudadanas impulsadas por la ciudad. Consejo. Entre otras razones, porque no contempló pedir permiso al gobierno central, cuando debería.

Colau, de hecho, ya vio en la legislatura anterior cómo el pleno municipal rechazó, en abril de 2018, sus consultas ciudadanas en materias como, por ejemplo, la posible municipalización del agua de la ciudad o la propuesta de cambio de nombre de la Plaza. de Antonio López.