“No hay enlace”. Esta es la respuesta del Ayuntamiento de Barcelona a la pregunta de qué relación tiene con Musulmanes contra la islamofobia (McIslamophobia), una asociación que, sin defenderlos, justifica el ascenso al poder de los talibanes en Afganistán y pide dar una oportunidad a los islamistas radicales. La administración local se distancia así de una entidad con la que había colaborado en el pasado.

Una portavoz municipal lo ha explicado a preguntas de este medio. Indica que “no existe ningún acuerdo o vínculo entre esta asociación [McIslamofobia] y el Ayuntamiento de BarcelonaAdemás, la entidad “no es coautora del plan municipal contra la islamofobia”, aunque sí participó en las primeras reuniones para la elaboración del documento marco. En cuanto a los subsidios, el Ejecutivo local se refiere al portal de transparencia.

8.000 euros que rechazó

Esto es así porque recibió una subvención municipal nominal hace años. En 2017, McIslamophobia, que ahora contextualiza el ascenso al poder de los talibanes en la “guerra contra el colonialismo”, recibió 8.000 euros de la administración local [ver resolución aquí] para un plan Estrategia global contra la islamofobia, como se explica El mundo.

Sin embargo, la entidad rechazó posteriormente las ayudas públicas. Lo devolvió, ha indicado un portavoz del grupo. Aporta la documentación que acredita que rechazó la contribución pública bajo la rúbrica 17S04071-001. En otras palabras: la entidad que justifica el ascenso al poder del talibán sobre Afganistán recibió dinero público, pero nunca entró.

Colaboración con el plan municipal

Hay más. La asociación admite que participó en la elaboración del Plan Municipal contra Islamofobia de Barcelona, ​​”pero no en su redacción e implementación”. McIslamaphobia se disoció de comisión mixta quien supervisó la implementación de la estrategia. Lo hizo en 2019 y, según explica, porque el ayuntamiento adjudicó a otra entidad: Parada als Fenòmens Islamòfobs a Catalunya (Safi).

Después de esa pausa solo quedaba contactos puntuales, como el trabajo de Lobi para conseguir comida para llevar halal a los comedores escolares de la capital catalana. “En el marco de un control de las administraciones”, explicó el portavoz de la entidad. La misma fuente apunta que la Generalitat de Cataluña también está “vigilada”. En este sentido, recordó una denuncia por islamofobia que presentaron contra el exconsejero de Educación de Cataluña, Josep Bargalló. Terminó archivado en febrero de 2020.

“No somos pro-talibanes, damos un contrainforme”

¿Existe una asociación pro-Thaliban en Cataluña? El presidente de Musulmanes contra la islamofobia, Ibrahim Miguel Angel Pérez, también ex candidato por Barcelona en Comú, partido de Colau, asegura que “noEl activista sostiene que la entidad “aporta un contranarrativo” a lo que está sucediendo en Afganistán y lucha contra “el uso que la izquierda y la derecha hacen de la situación en el país”. Pide darle una oportunidad al régimen porque sus voceros han asegurado que no habrá discriminación por género.

“Somos antiimperialistas, anti-islamofobia, y no hay nada de criminal en eso. Denunciamos la infiltración del feminismo occidental en el Islam y del posmodernismo en la izquierda. talibán Terminan haciéndolo mal, también los vamos a criticar ”, señala. El también sindicalista señala que los talibanes han logrado la victoria en Afganistán en“ condiciones muy difíciles ”y que, a pesar de eso,“ ya hay países, como Nueva Zelanda, que han enviado ayuda humanitaria ”.