La inquietante normalidad de Afganistán provoca registros de los barbudos en los hogares, acusaciones de miedo entre los vecinos y muchos negocios cerrados Leer