En Batres, localidad del extremo sur de Madrid de 1.750 habitantes, todavía huele a quemado. Hace poco más de dos semanas, un incendio quemó 191 hectáreas del municipio y se quedó a pocos metros de las casas de sus vecinos. Esta semana, el municipio se ha convertido en uno de los protagonistas de la crisis con los precios de la electricidad. Su alcalde ha anunciado que, ante esta situación, suspenderá temporalmente los pagos a la empresa que suministra energía al Ayuntamiento.

“Soy una persona de barrio. Estoy indignado como ciudadano y me siento responsable de dar un paso adelante”, explicó la concejala a Vozpópuli. López tiene 48 años y es bombero de profesión. Creció en Móstoles y se mudó a Batres en 1998. Cuatro años más tarde cofundó el partido político independiente ADP (Agrupación de Batres). Como alcalde ha gobernado en dos etapas: la primera, de diciembre de 2017 a junio de 2019; y el segundo, el actual, comenzó el pasado mes de octubre.

Soy una persona de barrio. Estoy indignado como ciudadano y me siento en la responsabilidad de dar un paso adelante ”, defiende el alcalde.

López consideró la iniciativa la noche del lunes y la anunció el martes por la tarde tras consultar con los servicios legales del Ayuntamiento. Alcalde no preguntó ante los demás partidos de la corporación municipal (TDB, PSOE y Vox). “No es una decisión que tenga que pasar a pleno, yo soy el titular de Hacienda -él es el titular del Departamento de Seguridad Ciudadana, Hacienda, Urbanismo y Patrimonio- y puedo tomar la decisión de a quién le pago y a quien no ”, defiende.

El creciente costo de la factura de la luz se ha convertido en el principal tema de la política nacional este verano. Esto explica por qué las intenciones del alcalde de esta pequeña localidad ubicada en el Parque Comarcal del Curso Medio del río Guadarrama han aparecido en diversos medios. “Soy una persona pegada a un teléfono”, dice. Pero su cruzada no ha tenido un buen comienzo.

Iberdrola, la eléctrica que abastece de energía al Ayuntamiento, reveló este jueves que la subida de precios “No afectará a la facturación del Consistorio en los próximos meses” por un acuerdo que el propio alcalde desconocía. Pese a ello, López seguirá avanzando.

Casco antiguo vs urbanizaciones

Batres es una ciudad pequeña, pero con una política local compleja. “Los injustificables siempre se juntan”, critica el alcalde. En 2016, el PP y Now Batres (la confluencia municipal de la que formaba parte Podemos) votaron juntos para que el PSOE exiliara al ADB del poder. Tras las elecciones municipales de mayo de 2019, fueron Vox y el PSOE quienes apoyaron a TDB, partido que acogió a militantes de Podemos en Batres, para que no gobernara el ADB de Víctor Manuel López.

La complejidad de Batres también se explica por su distribución urbana. El pueblo se divide en dos. Escondido entre una espesa vegetación se encuentra el casco antiguo. Aquí vive la mitad de la población, dividida en casas bajas y casas de dos pisos. Hay un castillo, una parroquia de estilo toledano y el edificio del Ayuntamiento.

A unos 20 minutos por carretera se encuentra el otro núcleo urbano del municipio: las urbanizaciones de Cotorredondo y Montebatres. A sus vecinos les resulta más fácil vivir en Arroyomolinos, municipio con el que están mejor comunicados. Esta distancia ha creado una cierta rivalidad entre los dos núcleos de población. El alcalde, que vive en las urbanizaciones, reconoce que en el casco antiguo tiene menos apoyo.

El alboroto provocado esta semana con su anuncio ha empujado a varios periodistas al casco antiguo. La vida en el casco antiguo de Batres gira en torno a la Plaza del Arenal y la Avenida de Los Olivares. El miércoles por la tarde las calles están muy tranquilas y apenas hay vecinos en la calle. Algunos esperan en la parada del autobús, otros pasean a sus perros y el resto se ocupa de sus asuntos. Aunque en Batres, en particular, apenas hay negocios. El casco antiguo tiene una farmacia, una peluquería, un bar y una pequeña tienda de comestibles. Nada mas.

Algunos vecinos consideran que el alcalde es una persona valiente y que hace bien en hacer frente a los altos precios de la electricidad. Otros piensan que será inútil y que, tarde o temprano, su ayuntamiento tendrá que afrontar las facturas que ahora va a dejar de pagar.

Entre los vecinos consultados por Vozpópuli, solo a dos no les importa ser citados por su nombre de pila. Al ser un pueblo tan pequeño, casi todo el mundo se conoce. La mayoría cree que la idea del alcalde no saldrá adelante sin el apoyo de más administraciones. “Si el gobierno central no pone límite al precio de la electricidad, desde un pueblo pequeño no creo que podamos hacer mucho”dice Anabel, que dirige la farmacia.

A pocos metros, otro vecino considera que la iniciativa de la concejala es un “brindis por el sol”. “Lo veo difícil. Entiendo que es muy bueno, muy hermoso, pero al final estaremos uno, dos o tres meses sin pagar, pero el fondo de esto lo va a pagar”. A otro hombre, más crítico con el alcalde, le parece “absurdo” porque entonces el proyecto de ley “vendrá con un recargo”.

Una mujer que está charlando con otros amigos en la puerta del bar defiende algo similar: “No la van a perdonar. Incluso más tarde, ella tendrá que pagar por ello. Para mí hay cosas de mayor prioridad. (…) Debería haber llegado a un acuerdo con otros municipios y forzarse. Ivonne, una joven que aún vive con sus padres, sí cree que la iniciativa es “buena”, pero solo ve el futuro “si se suman más municipios”.

Que el alcalde haya emprendido esta cruzada sin contar con la opinión del resto de partidos no ha sentado del todo bien en la corporación municipal. “Sabemos cuál es el concepto de democracia de este hombre. Y él hace lo que quiere con él, a veces para mejor y otras para peor (…) [La iniciativa] Terminará en los juzgados y tendremos que ser la gente del pueblo, a través del Ayuntamiento, quienes paguen esta bravuconería.“, reprocharon fuentes cercanas al Consistorio.

Entre todos estos vecinos, hay otra mujer que define al regidor como una persona “hermosa” y “encantadora”, aunque con “enemigos, como todos los alcaldes de todos los municipios”. También defiende que ha suspendido los pagos a la empresa eléctrica. “Hay gente que ha subido mucho y no se lo puede permitir. Como el gobierno no hace nada al respecto, tendrá que haber una persona que tenga esta iniciativa.“, argumenta.

Iberdrola, “sorprendida”

El alcalde seguirá con la suspensión de pagos a pesar de que la subida de precios, según Iberdrola, “no afectará a su facturación en los próximos meses”, informa a Efe. La iniciativa ha sorprendido a la empresa porque la tarifa eléctrica de este Ayuntamiento “No está sujeto a la volatilidad diaria y su precio es tres veces menor a lo que cotiza el mercado hoy”.

Según Iberdrola, la tarifa eléctrica de Batres “no está sujeta a la volatilidad diaria y su precio es tres veces inferior al cotizado en el mercado” gracias a un acuerdo marco

El Ayuntamiento ha contratado el suministro eléctrico “en las condiciones de un convenio marco suscrito con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) en virtud del cual el precio es fijo, no sujeto a la volatilidad diaria del mercado mayorista de electricidad. De hecho, Iberdrola incluso asegura que el municipio les debe.

El alcalde no retrocederá. Iberdrola tiene razón en que Batres no se ve afectado por su facturación, pero lo que las empresas eléctricas le están haciendo al público, abusando de su poder, me parece que necesita acciones contundentes por parte de todos “, sentencia.