La situación en Afganistán después de que los talibanes llegaron al poder se ha deteriorado a pasos agigantados en los últimos días. La toma de Kabul y del palacio presidencial provocó, según los insurgentes, “el fin de la guerra”, pero significó el estallido de caos y miedo y la estampida de ciudadanos internacionales y sus colaboradores. Se han visto imágenes aterradoras en el aeropuerto y sus alrededores, fruto de la desesperación. Una semana después, la situación aún no se ha normalizado.

Siguiendo el ejemplo de otros países, el gobierno español ha iniciado un Plan de evacuación sacar del país a todos los nacionales residentes en el país asiático y afganos que en algún momento hayan participado política o económicamente con España. Desde que comenzaron los movimientos, ya han llegado al aeropuerto militar de Torrejón de Ardoz (Madrid) cuatro aviones españoles y otros tres del Servicio Europeo de Acción Exterior, todos ellos con evacuados.

Después de 20 años de gobierno bajo la tutela de Estados Unidos, los talibanes iniciaron un plan para reconquistar el país en agosto para recuperar el control del mismo. El rápido avance de las tropas insurgentes ha provocado la propagación del miedo y el estallido del caos en todo el país. El objetivo final era la captura de Kabul; Tras lograrlo este domingo 15 de agosto, el presidente, Ashraf Ghani, tuvo que abandonar el país para evitar lo que habría sido un “desastre”, asumiendo así la derrota, aunque también ha cuestionado la legitimidad de los talibanes.

El presidente turco, Recep Tayip Erdogan, advirtió este domingo durante una conversación telefónica con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que su país no puede asumir más “carga migratoria” tras recordar que ya alberga a más de cinco millones de refugiados.
El presidente turco ha advertido que “si no se toman las medidas necesarias, la presión de la inmigración desde Afganistán crecerá aún más”, por lo que ha solicitado la colaboración de Bruselas para mantener la paz y la estabilidad en el país, según la noticia turca. agencia Anatolia.

Los talibanes han lanzado una ofensiva contra la única ciudad que aún no han tomado, Panjshir. Durante varios días, esta zona ha sido el objetivo de los insurgentes, pero las fuerzas gubernamentales se resisten. El domingo se registraron fuertes enfrentamientos.

Un miembro de las Fuerzas de Seguridad afganas falleció este lunes tras un tiroteo entre el Ejército del país y asaltantes desconocidos en las inmediaciones del aeropuerto de Kabul.
Además, otras tres personas han resultado heridas en el enfrentamiento en la puerta norte del aeródromo, según informaron las Fuerzas Armadas Alemanas en un comunicado.
La Bundeswehr ha confirmado que todos sus soldados han salido ilesos del enfrentamiento en el que también han participado tropas de Estados Unidos.

Un avión ha aterrizado pasadas las 22.00 horas de este domingo en la base aérea de Torrejón (Madrid) con 177 personas evacuadas de Afganistán, entre ellos trabajadores humanitarios españoles y estadounidenses.
La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha recibido a estas personas en la pista, junto al Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), Teodoro E. López Calderón. Ambos han visitado durante la jornada el campamento provisional instalado en el aeropuerto de Madrid.
Es el séptimo avión que llega a la base de Torrejón con personas evacuadas de Afganistán. Hasta el momento habían llegado tres españoles y tres del Servicio Europeo de Acción Exterior.
Está previsto que aterrice un segundo en el que, según Robles, viajan dos mujeres embarazadas. La ministra ha informado que el Gobierno ha facilitado un ginecólogo y un médico para este vuelo por si alguna de estas mujeres se pone de parto en el viaje o sufre alguna complicación en su estado.