Madre de Isabel Preysler, Beatriz Arrastia y Reinares, ha fallecido este domingo en Madrid a los 98 años. Tristes noticias para toda la familia pero especialmente para la ‘socialité’ de 70 años que estaba muy apegada a ella.

Beba o Betty, como la llamaban cariñosamente sus íntimos, dejó Manila (Filipinas) -su ciudad natal- en 1992 cuando murió su marido, Carlos Preysler -de origen español- con quien tuvo seis hijos: Victoria, Enrique, Isabel, Carlos y los mellizos Joaquín y Beatriz, de los cuales ya murieron tres, dos de ellos víctimas de cáncer.

Después de enviudar, se mudó a vivir en Madrid con su hija a su casa de Puerta de Hierro -la denominada ‘Villa Meona’- donde ha vivido con el exmarido de su hija Miguel Boyer y posteriormente con su actual pareja, Mario Vargas Llosa. Desde que llegó a España, la ‘socialité’ había sido su el encargado de cuidar a su madre durante los últimos 29 años.

Arrastia fue una mujer muy discreta y siempre fue lejos de los medios a pesar de que su hija es ‘la reina del papel estucado’. Ella nunca apareció en ninguna portada de revista.

Beatriz Arrastia, madre de Isabel Preysler, en 'Nos vemos de nuevo'
Beatriz Arrastia, madre de Isabel Preysler, en ‘Nos vemos de nuevo’ Mediaset

El debut televisivo de la madre de Isabel Preysler

los primera y única vez que Beatriz pisó un televisor Fue en 2019 en el programa ‘Volver a ver’, de Carlos Sobera. Fue una sorpresa para ella y para el público, ya que era la gran desconocida de la familia y resultó ser una mujer muy entrañable.

Sus nietos Tamara Falcó y Julio José Iglesias llevaron a su abuela al plató porque quisieron agradecerle todo el apoyo y cariño que siempre les había dado. “Queríamos agradecerle por ser la mejor abuela del mundo, la mejor que hay, el que más nos ha podido amar y alegría ”, explicaron.

La marquesa de Griñón y la cantante revelaron algunos aspectos hasta ahora desconocidos de la madre de Preysler: que era una mujer que había un personaje duro con su madre Isabel pero con sus nietos fue mucho más dulce, que ella fuera Todos los días en misa, recé en inglés. Aunque sabía hablar español y tagalo- (lengua nativa de Filipinas de donde nació-), que “se hinchaba para comer churos y beber cola”, le gustaba jugar dominó y se quedaba con sus amigas todos los días.

La noticia de la muerte de Isabel Preysler ha sido un duro golpe
La noticia de la muerte de Isabel Preysler ha sido un duro golpe Gtres

Tengo una hija maravillosa, ella vale su peso en oro.

Cuando Betty entró en el set, comentó que aunque nunca había estado en un programa televisión, pero no estaba nervioso, con respecto a Preysler señaló: “Tengo una hija maravillosa, vale su peso en oro”.

También elogió a sus nietos. “Tamara es una mujer maravillosa … Su padre [Carlos Falcó] Un día me llamó para decirme: ‘Gracias por ser la abuela de Tamara, porque le has enseñado muchas cosas y la has ayudado a cambiar su vida’. “Mis nietos son maravillosos. No tengo palabras para expresar el amor que les tengo. Ese cariño tan importante en la vida, que sale de mi alma “Continuó emocionada.

Cuando Sobera le preguntó cuál de los dos nietos era su favorito, Señaló: “Sería imposible elegir entre mis nietos. Los amo a los dos por igual”. Aunque confesó que tiene debilidad por Tamara: “Ella es una mujer maravillosa” y agregó que es “una de las mejores cosas que tenemos en la familia”.

Respecto a su hija, dijo que Isabel estaba “divinamente” y habló de los socios de su hija: “Me han gustado todos mis yernos”.