La nadadora Anita Álvarez inicia su ejercicio durante una prueba en el Campeonato Mundial de Natación.

Al final, pierde el conocimiento y se hunde hasta el fondo de la piscina olímpica de 2,7 metros de profundidad.

La nadadora Anita Álvarez inicia su ejercicio durante una prueba en el Campeonato Mundial de Natación.

Al final, pierde el conocimiento y se hunde hasta el fondo de la piscina olímpica de 2,7 metros de profundidad.

La nadadora Anita Álvarez inicia su ejercicio durante una prueba en el Campeonato Mundial de Natación.

Al final, pierde el conocimiento y se hunde hasta el fondo de la piscina olímpica de 2,7 metros de profundidad.

El drama sobrevoló por un momento los Campeonatos del Mundo de Natación que se están disputando estos días en Budapest. Pero la tragedia se evitó gracias a la intervención de una heroína inesperada. La ex nadadora española Andrea Fuentes rescató a su pupila Anita Álvarez, quien se desmayó al terminar su ejercicio durante la final de la natación artística en solitario y cayó inconsciente al fondo de la piscina. Una maniobra que, según la entrenadora, duró alrededor de un minuto durante el cual se encontró con diversas dificultades.


entrenador

andrea fuentes

ubicación aproximada

del socorristas

Andrea Fuentes tiene una rápida reacción al ver que los socorristas no se tiraron al agua y salta a la piscina vestida de calle.

La ex nadadora olímpica braza a toda velocidad 2,7 metros de profundidad y alcanza a Anita en apenas unos segundos.

entrenador

andrea fuentes

ubicación aproximada

del socorristas

Andrea Fuentes tiene una rápida reacción al ver que los socorristas no se tiraron al agua y salta a la piscina vestida de calle.

La ex nadadora olímpica braza a toda velocidad 2,7 metros de profundidad y alcanza a Anita en apenas unos segundos.

entrenador

andrea fuentes

ubicación aproximada

del socorristas

Andrea Fuentes tiene una rápida reacción al ver que los socorristas no se tiraron al agua y salta a la piscina vestida de calle

La ex nadadora olímpica braza a toda velocidad 2,7 metros de profundidad y alcanza a Anita en apenas unos segundos.

El socorrista tiene que saltar desde el otro lado de la piscina ya que los laterales del recinto están ocupados por cámaras de televisión y todo su material. Cuando llega, Fuentes ya ha sacado al nadador afuera.


Finalmente, uno de los socorristas alcanza a los bañistas y en 25 segundos logran llevar a Anita Álvarez al bordillo y sacarla del agua.

Finalmente, uno de los socorristas alcanza a los bañistas y en 25 segundos logran llevar a Anita Álvarez al bordillo y sacarla del agua.

Finalmente, uno de los socorristas alcanza a los bañistas y en 25 segundos logran llevar a Anita Álvarez al bordillo y sacarla del agua.

Álvarez seguía sin respirar y su entrenador lucha por abrir la mandíbula y mantener la cabeza ladeada, mientras el salvavidas la gira de espaldas. Fuentes reconoce que el socorrista llega para lastrar la maniobra y que, al llegar con los sanitarios que esperaban al borde de la piscina, le vuelven a poner la cabeza patas arriba. A los dos minutos, según relata el entrenador, Álvarez expulsa el agua y vuelve a respirar. Su vida había sido salvada.

Al sufrir una situación tan estresante, los músculos de la mandíbula de Álvarez se tensaron y por eso le costó tanto abrir la boca para expulsar el agua y respirar.
Al sufrir una situación tan estresante, los músculos de la mandíbula de Álvarez se tensaron y por eso le costó tanto abrir la boca para expulsar el agua y respirar.punto de acceso

Video: eurovisionsports

Colaboró ​​en la elaboración de esta pieza. diego torres

Puedes seguir EL PAÍS Deportes en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.