Terremoto magnitud 7.2 registrado en el sábado pasado En el suroeste de Haití, causó al menos 2.189 muertos y 12.268 heridos, según el último balance oficial publicado este miércoles. Este saldo de víctimas representa 248 muertos más que el día anterior, según datos de Protección Civil, organismo que coordina las operaciones de salvamento.

Además, el número de personas reportadas como desaparecidas es 332, según el boletín diario de la agencia. Además, el número de casas destruidas Asciende a 52.953, mientras que otros 77.006 han sufrido daños de diverso grado. La localidad más afectada es la localidad de Marigot, donde se han derrumbado 500 de las 615 viviendas del municipio.

Además de los daños causados ​​por el terremoto, fuertes lluvias de tormenta tropical Gracia, que han dificultado el trabajo de rescate.

Las autoridades estiman que unas 650.000 personas necesitan urgentemente ayuda humanitaria, Esto representa alrededor del 40% de la población de los tres departamentos más afectados por el terremoto, ubicados en el suroeste de la península del país.

La región más afectada por el terremoto es la Departamento Sur, donde se han registrado 1.832 muertes. La ciudad de Los Cayos, capital de dicho departamento con unos 100.000 habitantes, es el núcleo urbano con mayor número de víctimas mortales.

El terremoto, ocurrido el pasado sábado cerca de la localidad de Petit Trou de Nippes, es el segundo más letal que sufre el país caribeño, ya que en el devastador terremoto de 2010 unas 300.000 personas murieron.

Unicef

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha estimado que alrededor de 1,2 millones de personas, incluidos 540.000 niños, se ven afectados por el terremoto y que medio millón de niños tienen acceso limitado o nulo a los servicios básicos.

Su representante en Haití, Bruno Maes, ha advertido sobre la trágica situación de los niños haitianos y ha destacado los daños sufridos por la escuelas. “Será extremadamente difícil para los padres, maestros y el gobierno lograr que los niños regresen a la escuela de manera segura en solo tres semanas a partir de ahora”, dijo en un comunicado.