Pedro Sánchez ha regresado de vacaciones con agenda repleta. El presidente del Gobierno ha participado en diversos actos el sábado y domingo tras pasar tres semanas prácticamente desaparecido en Lanzarote. Las fuentes socialistas explican a Vozpópuli Que la mano de Óscar López como nuevo director de Gabinete ya se nota en la reaparición de Sánchez. Mucha agenda internacional, también sobrevenida por las circunstancias, y “más calle y cercanía” del presidente.

Afganistán ha sido el principal foco de preocupación. Después de un comienzo vacilante en la gestión de crisis, el presidente ha logrado encuentro con las instituciones de la Unión Europea en Madrid y una larga conversación telefónica, según Moncloa, con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. El Gobierno ha proporcionado a Torrejón, en Madrid, como base de operaciones para el traslado de traductores afganos y colaboradores de otros países occidentales.

La agenda internacional de Sánchez

La influencia del nuevo titular de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha sido decisiva. Albares formó parte del primer gabinete que tuvo Sánchez tras la moción de censura. Y ya intervino en ese momento en el rescate del barco de inmigrantes. Acuario; un gesto que tuvo mucho eco fuera de nuestras fronteras. “Salvando todas las distancias, que son muchas, hay algo de golpe de Estado con Afganistán“reconozca estas fuentes.

Otro éxito diplomático de estos días, que ha pasado algo desapercibido por la crisis afgana, ha sido el paso atrás del Rey de Marruecos. Mohamed VI ha enterrado el hacha en una aparición que ha sorprendido a muchos diplomáticos. El monarca se ha mostrado dispuesto a inaugurar una nueva etapa en las relaciones con España. Es un paso muy importante tras el conflicto diplomático entre los dos países desde la entrada de cientos de personas en Ceuta el pasado mes de mayo. El director ejecutivo ha apreciado estas palabras y ha esperado construir una “relación sobre bases mucho más sólidas”.

Sánchez aplazó un viaje a Rabat después de que la administración saliente de Donald Trump reconociera oficialmente la soberanía de Marruecos sobre el Sahara. La entrada en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, por ser una infección por coronavirus, hizo estallar las relaciones hispano-marroquíes. Ha sido la peor crisis diplomática entre los dos países desde la captura del islote de Perejil en 2002.. Las palabras del Rey de Marruecos son una declaración de intenciones para recuperar la confianza perdida en los últimos meses.

La mano de Óscar López

El mandatario, lejos de dejar de lado su agenda, visitó este domingo la zona afectada por el reciente incendio en Ávila. Sánchez, que se ha mostrado distante e inaccesible para la gente en muchas ocasiones, se ha acercado a algunos vecinos del municipio de Sotalbo. Y El video del presidente firmando en el elenco de una mujer mayor se ha vuelto viral. “No es casualidad”, aseguran desde el PSOE. “Aquí se ve la mano de Óscar López”.

López quiere dar un nuevo aire a la presidencia de Sánchez y sobre todo pacificar las relaciones entre La Moncloa y Ferraz, muy tocado por el paso de Iván Redondo. El exdirector de gabinete impuso un cambio profundo en la imagen de Sánchez tras la moción de censura para reforzar su perfil presidencial. La campaña generó algunas imágenes polémicas, como la de Sánchez con gafas de sol en el Falcon. López busca ahora un perfil más cercano a falta de casi dos años en su legislatura.

López y Sánchez fueron muy cercanos en los inicios de Sánchez al frente del PSOE en 2015. Juntos impulsaron las llamadas “campañas de proximidad”, en las que por ejemplo Sánchez literalmente fue de puerta en puerta pidiendo el voto en algunos municipios. Tras la convulsa renuncia de Sánchez al comité federal de 2016, Óscar López se alineó con Patxi López en las primarias socialistas que ganó el Primer Ministro. Y hasta su nombramiento como nuevo jefe de Gabinete, estuvo al frente de Paradores y se retiró del frente de la política.