La segunda B se ha vuelto obsoleta. A partir de este fin de semana el tercer nivel del fútbol español se desglosará en tres escalones que se conocerán como Primera RFEF, Segunda RFEF y Tercera RFEF.

Después de 34 años sin movimientos, la pirámide de las competiciones de fútbol español esta temporada sufre un terremoto en su base. El presidente federativo, Luis Rubiales, asegura que las ligas estaban inactivas y que era necesario ordenarlas y crear un sistema de promoción y promoción más justo. En el camino, se acarició la idea de que el tercer escalón del fútbol español se transformaba para mejorar las infraestructuras, ofreciendo un mayor rendimiento tanto desde el punto de vista comercial y audiovisual como promocionando entidades vertebradas y obligadas a respetar un salario base de sus futbolistas. La Primera RFEF, que quería acabar con el batiburrillo de la antigua Segunda B que mezclaba clubes de estructura profesional con amateurs, es por ahora un híbrido con muchas incertidumbres.

“La competencia no es sostenible y va a ser muy deficiente. Es imposible pagar los gastos que hay. Estamos muy lejos del fútbol profesional ”, afirmó Bruno Batllé, director general del Sabadell, en un tenso encuentro al que Rubiales convocó a los 40 equipos que debutan este fin de semana en la categoría Primera RFEF. La Federación, que esperaba recaudar 15 millones por temporada en derechos televisivos, finalmente ingresará 8,3 millones gracias a un acuerdo con Fuchs Sports, empresa luxemburguesa, que los cede a Footers, la plataforma de streaming que ya emitía Segunda B y Tercero partidos en campañas anteriores y negocia acuerdos con televisiones autónomas e incluso algunas nacionales para que la competición tenga cierta visibilidad.

Más información

En ese cara a cara con los clubes, Rubiales les dijo que estaban ante “la Federación más generosa de la historia” y su secretario general, Andreu Camps, anunció que el 20 de agosto se firmaría un contrato con un patrocinador que pondría nombrar la competencia. Este mismo viernes se anunció que será Footers y el concurso se llamará First RFEF Footers. En cuanto al convenio televisivo, junto a los derechos de apuesta, cada club revierte algo más de 300.000 euros (para el Deportivo, por ejemplo, representa aproximadamente el 6% de sus ingresos totales, pero para Unionistas es casi el 30%). Y también tiene un peaje: los horarios de juego los impone el operador de televisión y cada día dos se jugarán los viernes.

El resto de duelos se reparten durante el fin de semana al estilo de LaLiga. Varios clubes dudan de que este formato sirva para potenciar la competición. Footers anuncia, por ejemplo, una exhibición especial en lo que llama grandes partidos, que en el estreno son Albacete-Castellón y Deportivo-Celta B, pero su agenda coincide con los partidos del Real Madrid y Atlético, e incluso con el debut de Messi en Paris Saint-Germain, televisado al aire libre.

La nueva pirámide de competiciones de fútbol español no profesional está formada por lo siguiente:

– Primera RFEF (40 equipos en dos grupos). El nuevo tercer nivel del fútbol estatal está formado por dos grupos de veinte equipos. El campeón de cada uno de ellos asciende directamente a Segunda División. Los clasificados entre segundo y quinto acceden a un play-off en el que se enfrentan equipos de ambos grupos. Es necesario ganar dos eliminatorias de un solo juego para ganar los otros dos lugares de promoción. Los últimos cinco clasificados de cada grupo pierden la categoría, o lo que es lo mismo: descenderá el 25% de los equipos.

– Segunda RFEF (90 equipos en cinco grupos). El cuarto nivel divide a 18 equipos en cinco grupos y comenzará el primer fin de semana de septiembre. Los cinco campeones ascienden y los equipos clasificados entre segundo y quinto entran en un play-off formado por 20 equipos que premiarán a los cinco ascensos restantes con un formato idéntico al de la categoría superior, dos eliminatorias de partido único. Los cinco últimos clasificados bajan a Tercera RFEF y los cuatro peores decimoterceros jugarán los dos puestos restantes de descenso. Solo siete equipos estarán en tierra de nadie.

– Tercera RFEF (320 equipos en 18 grupos). Por primera vez en la historia del fútbol español, el quinto nivel tiene categoría nacional. Los equipos están divididos por comunidades autónomas al estilo de la antigua Tercera División. La composición de los grupos es desigual, pero el plan es que en la temporada 2022-23 solo haya 16 equipos por grupo. La competición comienza el 4 de septiembre y otorga ascensos directos a todos los campeones, 18 plazas a completar con 9 más que saldrán de un play-off interterritorial al que accederán los ganadores del play-off territorial, quienes competir con los clasificados entre el segundo y el quinto lugar.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.